Lluvia de millones (y no precisamente de la Lotería)

1
309
Varios regidores, entre ellos la alcaldesa, tirándose por el tobogán de 40 metros del Kaliu Park de La Farga. Peculiar manera de celebrar la aprobación de los presupuestos.

La ciudad ya tiene presupuestos para el año que entra. El Pleno municipal los aprobó en su última sesión de 2019, como era previsible, sin ninguna sorpresa o giro de los acontecimientos de última hora. Los socialistas, con mayoría absoluta en la sala, tiraron para delante unas cuentas de 261 millones de euros , un 5,45% superiores a los de 2019, ante el voto negativo en bloque de la oposición, que los criticó por ser poco ambiciosos en el aspecto social. Argumentos desgraciadamente estéticos ante el rodillo de un PSC que ha reconocido cierta prudencia a la hora de elaborar las cuentas municipales, aludiendo a la desaceleración del PIB y la situación política de bloqueo en el Gobierno y en la Generalitat, con un presidente condenado a año y medio de inhabilitación por no retirar las pancartas a favor de la liberación de los presos independentistas y el más que probable adelante electoral.

La aprobación de los presupuestos municipales ha coincidido con el tradicional sorteo de Navidad, que ha vuelto a salpicar a la ciudad de miles de euros en premios. No gran cosa comparada con el Gordo, dos quintos premios, que han sido vendidos en las administraciones de las calles Josep Tarradellas y de Santa Eulàlia. Se trata del 66.212 y del 74.770, cada décimo de los cuales están premiados con 6.000 euros. Si como un servidor no has comprado ninguno de estos dos números en la ciudad, puedes comprobar -si no lo has hecho ya- si tu número ha sido agraciado en el siguiente enlace.

Como seguramente no hayas sido, querido lector, salpicado por la lluvia de millones navideña anual, seguiremos con la actualidad municipal, que también está salpicada de millones, los de los presupuestos.

¿A dónde va nuestro dinero?

Más allá de las típicas declaraciones sobre las cuentas aprobadas, que bien podrían reutilizarse cada año, pondremos el acento en el destino del dinero de los contribuyentes. Del suyo y del mío. En este sentido, el consistorio ha elaborado un gráfico ilustrativo que explica a qué se dedican cada 100 euros que aportamos al erario local.

Elaboración municipal.

De cada 100 euros que aportamos, tal y como se puede advertir en el gráfico, es la partida dedicada a la limpieza y iluminación de las calles la que más dinero se lleva, el casi 16 euros -85 millones del total, sumando aquí la seguridad-. Es importante destacar que, según arrojan los datos de los Barómetros de opinión anuales -pronto tendremos otro-, es la limpieza -la falta de ella, vaya- el principal problema de los vecinos, aspecto que justifica que, precisamente, sea este ámbito el que más dinero se lleve. Al menos, y permítanme el juego de palabras facilón, para limpiar la imagen.

Le sigue de cerca la partida de servicios sociales y fomento de la ocupación, con 14,70 euros, y la seguridad, con 14,07. Cierran la lista las partidas dedicadas a la sanidad -1,20 euros-, una competencia que, por otra parte y para ser justos, no tiene el consistorio. Más allá del ránking, hay algún dato interesante de destacar, como la partida destinada a parques y medio ambiente, que se sitúa entre las cuatro más bajas -tan solo 4,72 euros-, en un municipio, no olvidemos, que cuenta con menos del 10% de su superficie verde. Por otro lado, 6,50 de cada 100 euros de nuestro bolsillo van a parar a paliar la deuda pública, que según datos de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) asciende a 80 millones de euros para 2018, 12 millones inferior que el ejercicio anterior.

El primer teniente de alcalde, Francesc J. Belver, describe estos presupuestos como «de inicio de mandato, equilibrado y que garantiza la solvencia». En este sentido, han reconocido que se trata de unas cuentas que se enmarcan en un contexto de desaceleración del PIB y un «contexto político general de incertidumbre».

También se aprobaron las tasas municipales, con el voto en contra de la oposición excepto de L’Hospitalet en Comú, que se abstuvo. En este sentido, el IBI se mantiene congelado y se establece un recargo del 50% sobre la cuota de grandes tenedores de pisos que hayan estado vacíos los últimos dos años, al menos. Los precios públicos del ámbito del deporte son los únicos que suben, un 1,5%, según el gobierno municipal para cubrir el coste total del servicio.

Protesta de trabajadores municipales durante el Pleno / Estrella LH

Pero todo no va a ser gasto. En esta línea, L’Hospitalet espera ingresar 82,3 millones de euros procedentes de líneas de financiación del Gobierno, 12,7 de la Generalitat, 4,8 del Área Metropolitana de Barcelona -AMB, a donde se van , por otro lado y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, 4,65 euros de cada 100 que aportamos, en concepto de transferencias- y 3,2 de la Diputación.

Y entrando en materia de inversiones, el Ayuntamiento ha elaborado unas cuentas en las que prevé reformar el Barradas, el Bibliomercat de Santa Eulàlia, el polideportivo Fum d’Estampa y la hierba artificial de algunos campos. En total, 8,5 millones para acometer dichas reformas, más 600.000 euros para medio ambiente, espacio público, vivienda y rehabilitación del parque antiguo, un skate park en la Torrassa y el cierre del parque de los Pajaritos, anunciado hace algunas semanas. Una cantidad que se antoja escasa para acometer tantas medidas de tanto calado, no obstante.

Los partidos de la oposición criticaron las cuentas que presentó Núria Marín. Los comunes lamentaron que no den respuesta a la situaciones de vulnerabilidad que viven muchos vecinos de la ciudad, en la línea de las críticas de ERC, principal partido de la oposición que arremetió contra los presupuestos porque, según defienden, no dan recursos para la compra de vivienda social. Ciudadanos, por su parte, alertó de la subida del IBI en base a la revisión catastral que se ha de llevar a cabo próximamente y que, según alertan los naranjas, hará subir la cuota, mientras que el PP puso el acento en la falta de ambición para reparar el patrimonio.

El patrimonio… ay del patrimonio

ERC avisa del estado ruinoso de la casa de la Remonta

Precisamente el patrimonio ha vuelto a estar de actualidad esta semana pasada. Si el PP denunció en el Pleno de presupuestos que éstos no dedicaban una partida suficiente para proteger los edificios históricos de la ciudad amenazados por la falta de cuidado, ERC ponía sobre la mesa otro ejemplo de dejadez en este aspecto. A este respecto, los republicanos avisan que la masía de la Remonta está en estado de abandono y que hace 10 años que el Ayuntamiento no ha hecho nada por revertir esa situación.

Dicha casa está afectada por el ARE -Área Residencial Estratégica- de la Remonta, que contemplaba su cuidado y preservación. Un paseo por este parque basta para constatar el estado del edificio, abandonado y sin ningún tipo de protección especial. La masía, del siglo XVI que formó parte de un cuartel militar hasta hace bien poco, está incluida en el Plan Especial de Protección del Patrimonio (PEPPA).

FIC presenta su segundo libro

Por otro lado, esta semana pasada fue especial para Foment de la Informació Crítica (FIC-LH), puesto que presentó su segundo libro. Si el año pasado se habló del semanario L’Estaca en la obra -y posterior exposición- de Jesús Vila, secretario de la entidad, este año ha sido el turno de uno de los vocales, Francisco J. Rodríguez, de sumergirse en la historia de Ràdio Estel/Ràdio L’Hospitalet FM, una emisora libre que vida breve pero intensa, que ofreció un espacio alternativo en las ondas entre 1979 y 1980. A la presentación, celebrada en Torre Barrina el jueves pasado día 19, acudieron más de una treintena de personas, en un acto que también sirvió de homenaje a Francesc Casbas, fundador de aquella emisora libre y posterior técnico de la radio municipal, como pionero de la radiodifusión local.

Comienza el dispendio

Y con todo esto, y mientras hemos hablado de millones, la Navidad se nos ha echado encima. Hoy, día de Nochebuena, muchas familias estarán ultimando el primer atracón de la temporada, algo que se ha dejado notar en los mercados locales a lo largo de los últimos días, con una afluencia de compradores superior a la habitual. Paralelamente, las vacaciones escolares, que arrancaron el viernes, han dado inicio a los días grandes de las pascuas. Para celebrarlo, en L’Hospitalet se ha preparado un programa festivo intenso, con ferias comerciales, como la de la Rambla Marina -por no comentar nuestra particular Feria de Santa Lucía consistente en una sola caseta; son los Torres, pesebristas que, inasequibles al desaliento, siguen montando su parada año tras año ante l’Acollidora- o el Kaliu Park de La Farga, la pista de hielo de rechazó Colau hace cuatro años y que ya es todo un clásico de la Navidad hospitalense. Un espacio infantil y familiar que cada año deja imágenes para el recuerdo:

Varios regidores, entre ellos la alcaldesa -entre los tres de la izquierda-, tirándose por el tobogán de 40 metros del Kaliu Park, después de haber aprobado los presupuestos.

La ciudad ya está engalanada y preparada para celebrar una de las noches más especiales y familiares del año. Las tradiciones, como el belén viviente de la Cofradía 15+1 o los Pastorets del Catòlic, siguen atrayendo a visitantes y, a pocas horas del inicio de la esperada cena de Nochebuena, les recomendamos que respiren y que disfruten del condumio navideño. Nosotros, nos despedimos hasta el año que viene.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here