La tradicional encendida de luces de Navidad tuvo lugar el pasado 22 de noviembre. / Estrella LH

Esta semana se han encendido las luces de Navidad en L’Hospitalet de Llobregat. El Ayuntamiento aprovecha una circunstancia poco noticiosa en sí misma para organizar un espectáculo para los más pequeños y pequeñas de la ciudad e inaugurar un nuevo “pesebre institucional”. La noticia de la web del Ayuntamiento nos dice el porcentaje de lo que se paga con dinero público (el 100% del consumo eléctrico y el 50% de la instalación) y de lo que pagan los comerciantes (el 50% restante de la instalación), pero nada sobre la cantidad total de euros. En los medios públicos municipales ni siquiera figuran estos datos y, lo que tal vez sea más curioso, no se explica que cayó tal aguacero que la mayoría de “las centenares de personas” allí congregadas salieron despavoridas de la plaza al poco de iniciarse. Esta cronista no quisiera tomar el todo por la parte, pero sorprende que una noticia tan poco importante carezca de algunos datos tan básicos y demostrables…

Una ciudad con mucho brillo: hospital en Can Rigal, Smart City World Congress y parada de metro Ciutat de la Justícia

La semana ha dejado sin duda noticias importantes, que han sido convenientemente explicadas por los servicios de comunicación del Consistorio y que requerirían un análisis más detallado por parte de más de un ojo crítico.

  • Reunión de la Comisión Mixta entre Ajuntament y Generalitat. En la noticia del Consistorio nos dicen que existe la “voluntad de priorizar” la construcción del nuevo Hospital General en Can Rigal; que ya está “prácticamente listo” el convenio para construir un CUAP en Sant Josep; que las dos administraciones “colaboran” en el proyecto de convertir la antigua escuela Joanot Martorell en una instalación deportiva; que en enero “se adjudicarán las obras” para la construcción de la Escuela Ernest Lluch en Collblanc y que existe “la intención” de buscar un lugar para reubicar los servicios de educación especial; y que “se incrementará la dotación económica” para la Oficina Municipal de l’Habitatge y habrá “más viviendas” para atender situaciones de emergencia habitacional. Ni una cifra ni una fecha concreta… Condiciones ideales para fomentar la transparencia y la rendición de cuentas.

Los medios públicos no aportan mucho más, salvo que la Generalitat se muestra predispuesta a apoyar al Ayuntamiento en “cuestiones de estrategia de ciudad” como el Distrito Cultural, el complejo de la investigación biomédica de Bellvitge o el plan de turismo deportivo. 

El Periódico de Catalunya nos dice que se trata de la quinta comisión mixta y La Vanguardia que la última fue en septiembre de 2018. ¿Saben cuándo fue la primera? El 8 de julio de 2016. Atención al dato: cinco reuniones en tres años.

  • Otra noticia anunciada a bombo y platillo ha sido la celebración del Smart City World Congress (Congreso Internacional Ciudad Inteligente), aunque sólo sea porque se han generado muchas subnoticias vinculadas al evento:
  1. L’Ajuntament de L’Hospitalet, present a l’Smart City World Congress 2019”. En la pieza del Consistorio se indica que se ha explicado L’Hospitalet desde dos perspectivas: desde los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); y desde las personas, “con conversaciones que involucran a los participantes en un diálogo activo y relevante”.  
  2. Reunió de la Junta Directiva de la RECI a L’Hospitalet “. Coincidiendo con el congreso, se ha reunido la junta directiva de la Red Española de Ciudades Inteligentes que preside la alcaldesa Núria Marín y que tiene como objetivo “desarrollar un modelo de gestión sostenible y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, incidiendo en aspectos como el ahorro energético, la movilidad sostenible, la administración electrónica, la atención a las personas y la seguridad”.
  3. El Ayuntamiento de L’H y Red.es presentan el proyecto PIEL’H, que instalará sensores en 165 edificios”. Se trata de un proyecto que se ha presentado en el congreso para tomar medidas para contribuir a “mejorar la salud de las personas, disminuir la contaminación y optimizar los recursos de agua y electricidad, entre otras”.
  4. Una delegación de alcaldes y alcaldesas de Brasil visitan L’Hospitalet”. Aprovechando que venían al congreso, les han explicado la “apuesta estratégica” del Ayuntamiento: en cultura, el Distrito Cultural y la Escuela Municipal de Música – Centro de las Artes (EMMCA); en biomedicina, la zona de los hospitales en Bellvitge, que será posible “gracias a la segunda fase de la transformación urbanística de la Granvia”. Entonces se ampliará la oferta hotelera existente a otros sectores y se aprovechará que “L’Hospitalet se está consolidando como destino de turismo deportivo”.

Por cierto, ninguna noticia oficial sobre el hallazgo de un posible refugio de la Guerra Civil mientras se realizaban unas obras en la estación de metro de Santa Eulàlia, a pesar de que las primeras inspecciones indican que podría ser el más importante de la ciudad.

Un caso traslúcido: ¿simulacro en el polideportivo?

Esta semana también se ha celebrado un simulacro en un polideportivo, y no nos referimos únicamente al realizado en el Sergio Manzano de Bellvitge para saber cómo reaccionar en caso de emergencia y que se replicará en otros centros deportivos de la ciudad.

Nos referimos más bien a la votación no vinculante realizada el pasado domingo en el Distrito III (Santa Eulàlia y Granvia Sud) para elegir la ubicación de un polideportivo prometido al vecindario hace 25 años en la zona de la calle Gasómetro. El caso ha generado gran controversia en el Distrito y merecería un análisis más detallado que el que puede ofrecer una crónica semanal.

  • Mirada en positivo: se han realizado dos exposiciones informativas (en el Centro Cultural Santa Eulàlia y en la AAVV de Ildefons Cerdà) y realizado 3 sesiones informativas para explicar las opciones (dos en el Centro Cultural y una en la asociación de vecinos), y se ha dado la oportunidad de votar a los vecinos y vecinas afectadas.
  • Mirada en negativo: se han planteado únicamente dos opciones (Gasómetro o parque de la Alhambra) que no generaban consenso, y no se ha informado claramente de los pros y contras de cada opción. Por ejemplo, no ha quedado claro en qué consisten las denominadas zonas verdes.  

Algunos han criticado incluso que se haya presentado en verde la opción que supuestamente apoya el gobierno municipal y en rojo la que no desea.

Finalmente, los resultados de la votación del domingo 23 de noviembre han sido los siguientes:

  • Opción Gasómetro: 61 % de los votos
  • Opción Alhambra: 38 %.
  • Votos nulos: 1 %

Finalizada esta fase, quedan dos más, según se explica en la página correspondiente  del L’Hospitalet On del Ayuntamiento:

  • Fase 3 (del 25 de noviembre al 31 de enero de 2020): fase de evaluación de las propuestas y rendición de cuentas a través de una memoria del proceso participativo.
  • Fase 4  (del 1 al 29 de febrero de 2020): fase de retorno de las propuestas y de la memoria.

Independientemente del resultado final, este proceso participativo ha puesto de relieve algunos puntos oscuros que valdría la pena analizar de cara a aumentar la calidad de la democracia y desterrar las críticas sobre pseudoparticipación en la ciudad. He aquí algunos:

  • ¿Por qué la fase informativa ha durado únicamente del 12 al 23 de noviembre, tras 25 años de espera? En la página web citada se indican las vías de información, pero lo cierto es que el proceso no ha aparecido en la página principal del Ayuntamiento, como si han aparecido los resultados de la votación a las pocas horas de finalizar.
  • ¿Por qué sólo ha habido un día para realizar aportaciones al equipamiento, el 23 de noviembre?
  • ¿Por qué las votaciones de los ciudadanos no son vinculantes, cuando se supone que las opciones que se presentan son válidas por parte de los técnicos?
  • ¿Qué ocurre cuando solo vota el 10,55% de la población llamada a votar? ¿Debería existir un porcentaje mínimo de participación?
  • ¿Por qué se ha dado la opción de votar un único día de 10 a 18 horas, cuando estaban llamadas a participar más de 40.000 personas? Y con las colas que hubo a lo largo del día, ¿no habría que ser más flexible y ampliar los días de participación?
Grandes colas a la hora de votar la ubicación del polideportivo de Santa Eulàlia. / Estrella LH

Una ciudad con más luces: la Periférica y Bajo el hormigón está la playa

Finalmente, esta semana también se han presentado dos iniciativas que buscan ofrecer puntos de vista alternativos a los que ofrecen las fuentes de información municipales, y que sin duda aportan más luz a la compleja realidad de la segunda ciudad de Catalunya.

Presentación de la Periférica el jueves 21 de noviembre en el Espai La Figa. / Estrella LH

La primera iniciativa es la Perifèrica, una revista digital promovida por jóvenes formados sobre todo en las Ciencias Sociales y amparada por el Centre d’Estudis de L’Hospitalet (CELH). Como se explica en su página web, la iniciativa “nace de la necesidad de explicar, desde el análisis y el rigor, las problemáticas que padecen las personas que vivimos a la sombra de la gran Barcelona. Narramos el presente con una visión periférica e interdisciplinar para comprender nuestro entorno, poniendo en el centro en análisis de las vidas de los habitantes de nuestra ciudad”.

Durante la presentación, celebrada en el recientemente inaugurado Espacio La Figa, el director del CELH de L’Hospitalet, Manuel Domínguez, ha explicado que promover el conocimiento de la ciudad se halla en el ADN del Centre d’Estudis y, por tanto, han aceptado la propuesta con agrado ya que, a su juicio, viene a ocupar un “espacio abandonado”.

Por su parte, la periodista local Montse Santolino también ha señalado que la realidad de L’Hospitalet es compleja y que ni el relato oficial centrado en los proyectos de ciudad ni los sucesos de violencia y asesinatos de los medios externos hacen justicia a lo que sucede: “Todo se resume en dos categorías: o la brillibrilli o la crónica roja. La información de la ciudad es paranoica”. La periodista también considera que la competencia de medios contribuirá a que los medios públicos “espabilen”, y que se ha de reinventar el periodismo local para que este sea verdaderamente útil.

Presentación de la revista Bajo el hormigón el domingo 24 de noviembre en el parque de la Av. Vilafranca. / Estrella LH

La segunda iniciativa comunicativa se trata de una revista “contra la gentrificación” elaborada por un grupo de jóvenes vinculados al Centro Social Okupado L’Astilla y que lleva por título “Bajo el hormigón”.

Presentada en el parque situado en la avenida Vilafranca, un par de jóvenes han explicado cómo los diferentes planes urbanísticos les han llevado plantearse muchas preguntas sobre el modelo de ciudad que subyace en ellos. A su juicio, se está mirando en exceso a Barcelona y se está produciendo una “elitización” y una pérdida de identidad. Además, consideran que es necesario visibilizar el punto de vista anarquista-libertario, que cree en la autonomía de análisis y acción de las personas y no tanto en “plataformas abanderadas por el Ayuntamiento”, con el subsiguiente “peligro de asimilación del poder”.

La revista, que es gratuita y se puede encontrar en algunos mercados y centros cívicos de la ciudad, toca temas como la gentrificación, el PDU Granvia, la “vil mentira” de los procesos participativos, el Distrito Cultural y los pisos colmena, entre otros temas.

Durante el turno de preguntas, uno de los vecinos allí presentes definió el modelo de ciudad como extractivista, que basa su riqueza en el cobro de plusvalías. Y señaló cómo seguimos confundiendo lo bello con lo bonito, de la misma manera que un antiguo indígena americano confundía un simple cristal o espejo con algo de gran valor. “Nos ponen cristal y acero inoxidable, nos dicen que harán algo muy bonito, pero no nos dicen la verdad: Tú eres feo y tú te vas a la periferia”.

Independientemente de si la revista tiene o no continuidad en el tiempo, está claro que el panorama mediático de L’Hospitalet va ganando en pluralidad, algo que desde la Estrella valoramos muy positivamente y que no convendría menospreciar. Como se ha explicado a los más pequeños en el espectáculo de bienvenida a las luces de Navidad, el efecto mariposa explica que una pequeña perturbación inicial en un sistema, en determinadas circunstancias, podría generar un efecto considerablemente grande a corto o medio plazo. Una luz encendida, por pequeña que sea, siempre ilumina a su alrededor. Unas cuantas luces juntas podrían hacer retroceder una gran oscuridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here