Soplar las velas a contracorriente: L’Estrella celebra un año

0
244

«L’Estrella no es futuro, ya es un medio presente en nuestra ciudad». Comenzamos esta crónica por el final, con estas palabras que el vicepresidente de Foment de la Informació Crítica (FIC), Daniel Pueyo, ha escogido para cerrar el acto de celebración del primer año de vida de este digital, celebrado esta mañana de domingo en la plaza de la Llibertat, en el barrio de La Florida. Precisamente hoy 15 de septiembre, Día Internacional de la Democracia, hace un año que este equipo de plumillas echó el resto para dar a luz un proyecto con un objetivo muy sencillo de entender, pero complicado, en ocasiones, de acometer. «Informar y publicar en libertad», tal y como ha dicho Eva Jiménez, presidenta de FIC, en una fiesta de celebración que ha reunido a casi una treintena de personas, entre vecinos, colaboradores, regidores y periodistas.

Un año más tarde, L’Estrella reivindica su presente como un medio de comunicación libre, independiente y crítico. Así lo han valorado los que han querido tomar la palabra durante la familiar fiesta del primer aniversario. «Estáis haciendo un gran trabajo», ha felicitado Manuel Domínguez, presidente del Centre d’Estudis, más si cabe en un panorama de «profesionales que mienten y mucha desinformación», ha lamentado. Arturo Portela, presidente de Sumem, ha dedicado unas amables palabras a los miembros que impulsan este proyecto y los ha felicitado por su labor, así como la portavoz del Partido Popular en el Pleno, Sònia Esplugas, presente en la celebración y que ha querido agradecer la labor que lleva a cabo L’Estrella. «Es una buena aportación para la ciudad y no es un medio de comunicación monocolor», ha destacado la regidora popular. Carme Rimbau, colaboradora de este digital y miembro, entre otras, de la plataforma Defensem el Castell de Bellvís, se ha sumado a los elogios y ha invitado al equipo de L’Estrella a seguir adelante con la iniciativa.

Transversalidad

La fiesta de celebración, megáfono en mano -cedido por la Asociación de Vecinos de La Florida-, ha estado caracterizada por una gran transversalidad, ya que han tomado la palabra tanto periodistas, como historiadores, vecinos, activistas y políticos. Y es que, en los tiempos que corren, pocas veces se puede ver a ciudadanos de ideologías diversas compartir megáfono.

Un megáfono que ha sacado a la plaza de la Llibertat de su dinámica dominguera. Muchos vecinos, al escucharlo, se han detenido a preguntar de qué se trataba todo el tinglado y se han asomado a los balcones a seguir la celebración. Una plaza que, cuarenta años atrás, era escenario habitual de manifestaciones y asambleas vecinales. Lo que en un principio fue una bòbila se acabó convirtiendo en un espacio vecinal emblemático. Así lo ha recordado Juan Carlos Valero, periodista y miembro de la junta de FIC, que ha rememorado un 18 de septiembre del 1977, cuando una manifestación en contra de la construcción masiva de edificios que ahogaba a los vecinos y les dejaba sin espacios libres -¿os suena esto?-, fue el germen de la victoria vecinal que supuso conservar, libre de construcciones, este amplio espacio de La Florida. Plaza ‘liberada’ que acabó haciendo honor a su nombre de ‘Llibertat’.

No obstante, la victoria vecinal no lo fue en su totalidad, puesto que este espacio ha acabado siendo una plaza dura, de cemento, y no un espacio verde como reclamaban los ciudadanos. Esto, en una ciudad que tiene menos del 10% de su superficie dedicada a zonas verdes, de los peores datos de toda España, resulta sorprendente y alarmante. Sin embargo, las Juventudes Socialistas de L’Hospitalet no tuvieron reparo en manifestarse en agosto frente al consulado de Brasil en contra de las políticas de Jair Bolsonaro para con la Amazonía. «No nos pararemos a ver cómo la ultraderecha de Bolsonaro destruye los pulmones verdes del mundo», rezaba un mensaje de la JSC hospitalense en sus redes sociales, rodeado de fotografías de sus miembros en la manifestación frente a la sede consular brasileña. Sin desdeñar la importancia medioambiental de la selva amazónica y la legitimidad de reivindicar su defensa, no podemos parar de recordar que el L’Hospitalet gobernado por el PSC desde hace cuarenta y pico de años carece de verde.

El rodillo de la mayoría

Otra de las cuestiones que han salido a colación ha sido la mayoría absoluta del PSC en el Ayuntamiento y la necesidad de estar todavía aún más si cabe encima de la administración local para evitar excesos de poder. Y esto se ha dicho en La Florida, uno de los barrios que catapultaron a Núria Marín hacia la mayoría absoluta en las elecciones municipales de mayo, ya que aquí consiguió casi la mitad de los votos, así como en les Planes -allí, de hecho, superó el 50%-. «Hemos de conseguir que L’Hospitalet sea la ciudad de todos, no de unos pocos», ha invitado Jiménez.

A medida que los minutos pasaban, lo que era un círculo reducido se ha ido haciendo grande y se ha mimetizado con el ambiente de domingo de la plaza: terrazas a rebosar, niños jugando en el parque infantil y gente tomando el agradable sol del mediodía. Tras el parón veraniego, L’Estrella se vuelve a poner en marcha con la voluntad de ser un altavoz para los vecinos y entidades y un digital crítico e independiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here