Orgullo

0
135

Manuel Domínguez és historiador i professor de Secundària, president del Centre d’Estudis de L’Hospitalet i autor del bloc Local – Mundial

Siempre he pensado que no he de estar orgulloso de algo que tengo o soy por causas ajenas a mis esfuerzos. Si he tenido la suerte de nacer en l’Hospitalet, en el seno de mi familia, etc. no debería manifestar mi orgullo por todo ello: no es mérito mío.

Sin embargo, comienzo a sentir la necesidad de manifestar tal orgullo cuando, desde el clasismo, alguien puede referirse a mi ciudad y a sus habitantes de forma despectiva. La burguesía siempre ha despreciado a la clase obrera, como la nobleza despreciaba a los villanos, de tal forma que hoy todavía nobleza y villano tienen significados bien ilustrativos. 

Òmnium Cultural y el Centre d’Estudis de l’Hospitalet hemos organizado unas rutas por los polígonos de l’Hospitalet (Florida, Can Serra i Bellvitge). El objetivo es darle la vuelta al concepto “poligonero”, ahora utilizado de forma peyorativa. Pretendemos recordar y divulgar tres luchas sociales y políticas en las que estos barrios tuvieron mucha importancia.

En ellos surgió y se hizo una parte significativa de la lucha antifranquista, la eliminación del servicio militar obligatorio o los abusos fiscales en el recibo del agua la protagonizaron poligoneros/as. La próxima vez que oigáis lo de poligonero, pensad en las mejoras para todo el país que han salido de los polígonos de nuestra ciudad. Las personas que viven allí pueden estar bien orgullosas.

La necesidad de reivindicar el orgullo poligonero surge a raíz de de la utilización del concepto como un insulto. Por eso, cuando desde la derechita, la derecha o la derechona nos dicen que no son ni feministas ni machistas o que también hay que celebrar el orgullo heterosexual, hay que recordarles que a los hombres no nos matan por ser hombres, ni a los heterosexuales nos persiguen por serlo.

Las tres derechas ya lo saben y dicen esas cosas para provocar porque viven de la provocación y de la bronca mediática en los muchísimos e importantísimos medios que les apoyan. El objetivo es perpetuar la desigualdad y la discriminación, y eso no lo podemos permitir desde nuestro orgullo de clase obrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here