Entre bochornos y tormentas, conspiraciones veraniegas

0
333
Las opciones de ocio infantil se reducen con parques sin sombra / ERC - LH

Esta semana entramos en el mes de julio y el olor a vacaciones nos llega con más fuerza. Es tiempo de calor, de sudor, de piscina, playa y siesta. La tentación es bajar la guardia, pensar que ya no hay noticias que valgan la pena. Y, oh sorpresa, a veces estallan tormentas.

Los principales medios de comunicación ya dan por hecho que este jueves la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, será elegida como presidenta de la Diputació de Barcelona, gracias a un acuerdo entre el PSC, que cuenta con 16 diputados provinciales, y Junts per Catalunya, que cuenta con 7. No suman mayoría absoluta, que requeriría 26 escaños de 51, pero ganarían por mayoría simple a un posible acuerdo entre ERC (también con 16) y los Comunes (5). El resto de escaños se reparten entre Ciudadanos (4), PP (2) y Tot per Terrassa (1).

El eje independentista – españolista parece hacer aguas, pero también el eje derecha – izquierda: ¿una buena noticia o todo lo contrario? Si es cierto lo que dice Marín a los grandes medios, que el pacto ha de ser la normalidad y no la excepción, parece buena noticia. Si su manera de entender el consenso se parece a lo que ocurrió en el primer pleno municipal del mandato, en el que el PSC de L’Hospitalet se negó a celebrar los plenos locales por las tardes, alegando que “todos hemos visto lo que ha pasado” sin especificar qué, entonces mal vamos. ¿O se puede ejercer una política cuando se tiene mayoría absoluta y otra cuando no? La política es una caja de sorpresas…

La alcaldesa también habla a los cuatro vientos de sus proyectos estrella para este mandato 2019-2023: el soterramiento de las vías y el soterramiento del tramo final de la Gran Vía. “Ya no seremos una ciudad dividida”, ha titulado el periodista José Polo para La Vanguardia.

Contra este último proyecto y el modelo de ciudad que conlleva se ha organizado por cierto el primer encuentro de movimientos sociales de L’Hospitalet, que se celebró este jueves pasado en la Asociación de Vecinos Independiente de Bellvitge y que todo apunta que volverá a reunirse este próximo jueves. Según los organizadores, la plataforma No més blocs, en ese encuentro interactuaron 15 colectivos de seis barrios diferentes.

Paradojas de la vida. El mismo día que la alcaldesa de L’Hospitalet puede proclamarse presidenta de la Diputació de Barcelona, se podría consolidar un movimiento social verdaderamente hospitalense, más allá de la tradicional separación entre barrios…

La vivienda, un problema creciente en L’Hospitalet

Esta semana también se han producido algunas noticias que permiten pensar que el acceso a la vivienda se está convirtiendo en problema grave para los vecinos y vecinas, no sólo de L’Hospitalet, sino de todo el Área Metropolitana de Barcelona.

La Síndica de Greuges de L’Hospitalet, Merche García, ha firmado un manifiesto, junto con otros síndicos y síndicas del Baix Llogregat, en el que hacen un llamamiento a las administraciones públicas para elaborar un Plan de vivienda que promueva de manera urgente la construcción de vivienda de alquiler social y vivienda dotacional. Su posición se basa en el conocimiento de los procesos de desahucios que se siguen produciendo y en las dificultades para acceder a una vivienda a raíz del aumento de los precios.

Este manifiesto se ha dado a conocer justo en la semana en que se ha presentado Barris per Viure, una plataforma que denuncia cómo numerosos vecinos y vecinas de los barrios de Collblanc – la Torrassa se están teniendo que marchar fuera de la ciudad porque están subiendo los precios de viviendas y alquileres. Según comentan, la llegada de la línea 9 que enlaza directamente con el aeropuerto ha incrementado la presión turística, lo cual se traduce en ventajas para los turistas y desventajas para el vecindario.

Las viviendas para mayores, también conocidas como residencias, también constituyen un déficit en la ciudad. Según Ciudadanos, la ratio en L’Hospitalet es de 1,75 plazas por cada 100 personas mayores de 65 años, cuando la media catalana está fijada en 4,4. Es por ello que el partido naranja se ha felicitado de que la Comisión de Trabajo Asuntos Sociales y Familiares del Parlament haya aprobado por unanimidad su propuesta de resolución para aumentar el número de plazas residenciales públicas o concertadas para la tercera edad.

Y la gota que podría colmar el vaso de la vivienda en la ciudad es el posible piso colmena ilegal que ha mostrado el Equipo de Investigación de La Sexta y que vecinos de L’Hospitalet creen que se encuentra en la calle Rosselló 25. Veremos qué nuevas acciones emprende la alcaldesa, ante personas que no tienen ningún reparo en reconocer que vulneran la ley y ponen en riesgo la salud y la vida de las personas por carecer de supervisión de la administración y profesionales de la arquitectura.

¿’Estiu segur’ para todos?

Esta semana el Ayuntamiento de L’Hospitalet también ha puesto en marcha ‘Estiu segur’, un dispositivo policial especial que velará por el uso del espacio público de manera adecuada durante el verano. En concreto, se prestará especial atención a los ruidos, los horarios de apertura y cierre de establecimientos, y el número de mesas en las terrazas. Las zonas comerciales y las fiestas mayores de los barrios también contarán con una vigilancia especial.

Durante el verano también se realizan las típicas y necesarias recomendaciones para la población en general: beber mucha agua, no hacer excesivo ejercicio físico, no exponerse al sol durante las horas centrales del día…

Ahora bien, el equipo de gobierno municipal parece no tener hijos o nietos en esa edad en que no existe la palabra descanso, pues numerosos parques de la ciudad continúan sin contar con suficientes zonas de sombra, como han denunciado partidos de ideologías tan dispares como Esquerra Republicana de Catalunya o el Partido Popular.

Y, hablando de parques, esta semana la Asociación de Vecinos Som Santa Eulàlia ha decidido rechazar el parque de la Alhambra como posible ubicación del polideportivo del barrio, por lo que ha emplazado al gobierno de Núria Marín a buscar otras alternativas.

Unos días antes, el nuevo concejal de deportes, Cris Plaza, había anunciado que los vecinos de Santa Eulàlia y los de Gran Via Sud serán los que decidirán dónde quieren que se instale el nuevo complejo deportivo, y ha ofrecido dos opciones: el Gasómetro o el Parque de l’Alhambra. Eso, sí, la consulta se realizará a finales de año. Tampoco en este punto parece haber acuerdo ni en los agentes implicados, ni en las soluciones propuestas ni en los tiempos marcados.

Después del bochorno del verano y alguna que otra conspiración veraniega, ¿vendrá la tormenta?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here