¿Nuevo mandato, mismas polémicas?

0
334

Este fin de semana se ha celebrado el pleno extraordinario que ha reelegido a la socialista Núria Marín como alcaldesa de L’Hospitalet, gracias a los 14 votos de sus compañeros y compañeras de partido. El resto de formaciones políticas ha votado a sus respectivos cabezas de lista: Antoni Garcia, de Esquerra Republicana de Catalunya (5 votos); Miguel García, de Ciudadanos (4); Ana González, de L’Hospitalet -En Comú Podem (3); y Sonia Esplugas, del Partido Popular (1).

El hecho de que los socialistas hayan obtenido mayoría absoluta ha generado cierta preocupación entre formaciones políticas bien dispares, tanto dentro como fuera del salón de plenos. Por ejemplo, la candidata del PP, Sonia Esplugas, ha deseado “suerte y éxito” a los concejales socialistas, pero también les ha pedido que no interpreten el resultado como un “cheque en blanco” para gobernar sin tener en cuenta otras sensibilidades. En esta línea, el cabeza de lista de Cs, Miguel García, ha pedido al PSC que no gobierne sólo para sus votantes, y ha sostenido que la “generosidad y altura de miras” se comprueba cuando no se necesita a nadie para gobernar. Desde fuera del Ayuntamiento, Alternativa d’Esquerres se ha mostrado mucho más contundente, al mostrar su gran preocupación ante lo que ha calificado como “el rodillo socialista del cortijo de Núria Marín”, en un comunicado donde valoraba los resultados del 26M.

El PSC parecía contar con estas suspicacias e incluso admitir que existe margen de mejora, pues Francesc Josep Belver ha insistido en que quieren gobernar “dialogando, pactando, consensuando”, llegando a sostener con gran contundencia: “Nos hemos de entender más y mejor”. El discurso de la alcaldesa, Núria Marín, ha dedicado un algunas palabras al tema en cuestión: “No podemos renunciar al diálogo”.

 

Núria Marín recoge de mano del concejal de mayor edad, Miguel García, el bastón de mando, símbolo de autoridad y poder en la ciudad. / Estrella LH

 

Lo que se avecina: soterramiento de las vías y la Gran Vía

Mucho diálogo, mucho pacto y mucho consenso, pero la alcaldesa ha dejado muy claro cuáles son los dos proyectos a los que no piensa renunciar: el soterramiento de las vías del tren en toda la ciudad; y el soterramiento de la Gran Vía hasta el río, o sea, el famoso Plan Director Urbanístico GranVia Llobregat, más conocido como PDU.

Otros proyectos que también parece que cogerán impulso este mandato 2019-2023, a juzgar por las palabras de la primera edil, serán:

  • Proyecto biomédico en la zona universitaria de Bellvitge.
  • Proyecto deportivo alrededor del Complejo Deportivo Municipal L’Hospitalet Nord.
  • Proyecto de nuevo Hospital General en la zona de Can Rigal.

Que nadie espere tampoco un nuevo modelo socioeconómico. Belver lo ha dejado claro cuando ha asegurado que ha llegado el momento de poner en marcha la tercera transformación de L’Hospitalet, como también se decía en un documento de 2013, si no antes; y lo ha corroborado Marín, al asegurar que llevan trabajando en ello desde 1979 y que eso de generar riqueza para redistribuirla entre los más necesitados es un “modelo socialdemócrata”.

De poco han servido y mucho nos tememos que de poco servirán las palabras de los grupos políticos que desean o exigen un cambio de posición en los temas citados, como ha hecho Esplugas al pedir un replanteamiento del PDU o Can Rigal; la número uno de L’Hospitalet En Comú – Podem, Ana García, al alertar del peligro de “proyectos faraónicos” como el PDU; o Antoni García, ya líder de la oposición, al solicitar un “nuevo PDU de consenso”. El tiempo nos lo dirá.

 

Las grandes ausencias en el pleno, no en la calle: accesibilidad, patrimonio y comunicación

Si en comunicación es tan importante lo que se dice como lo que no se expresa, tal vez merezca la pena dedicar un tiempo a analizar las grandes omisiones del acto de toma de posesión, algunas de ellas muy presentes durante la semana.

Nada se ha dicho de manera clara y concreta por parte del PSC sobre un problema que ha generado ríos y ríos de quejas y tuits en L’Hospitalet de Llobregat. Se trata de las bicicletas de uso compartido instaladas en la ciudad por la empresa Mobike, tema mencionado por el presidente de Sumem, Arturo Portela, durante la IV Marcha por la Accesibilidad Universal, celebrada el pasado jueves 13 de junio.

 

El presidente de Sumem, Arturo Portela, ha lamentado la falta de «voluntad política» para hacer cumplir la ley en materia de accesibilidad. / Estrella LH

 

En nombre Sumem y arropado por representantes de Acordis, Amputat Sant Jordi, ACAF, ALPI, ASS SuportM3, FESOCA, ACIC, AFEM L’H y AFEMHOS, por no hablar del más de centenar de personas que se han sumado al paseo reivindicativo, Portela ha asegurado que la prueba piloto no ha funcionado y ha exigido que se usen bicis, pero “con respeto” hacia las personas con movilidad reducida y diversidad funcional. El presidente de Sumem también ha denunciado la inexistencia de colegios y parque inclusivos y el incumplimiento del Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, que establece el 4 de diciembre de 2017 como fecha límite para que los edificios construidos antes del 4 de diciembre de 2010 realicen los ajustes necesarios en materia de accesibilidad. “Sigue faltando voluntad política”, ha sentenciado, una interpretación que ha sido compartida por el resto de representantes de las otras entidades que han asistido al evento.

El patrimonio ha sido otro de los grandes temas ausentes en la toma de posesión del nuevo equipo de Gobierno, a pesar de la importancia que ha cobrado en la ciudad en los últimos tiempos. Justamente el mismo día del pleno se ha celebrado el primer aniversario de Can Trinxet Viu, un movimiento vecinal que exige que el espacio se abra a los vecinos del barrio y de la ciudad para desarrollar proyectos colectivos.

 

 

Y sin salir de Santa Eulàlia, este jueves miembros de la plataforma Salvemos el Parque de la Alhambra han continuado recopilando firmas para impedir que el Ayuntamiento construya el nuevo polideportivo del barrio a expensas del parque, que consideran patrimonio ecológico y medioambiental. “Estamos a favor del polideportivo, eso queremos dejarlo claro, pero no en el parque. Queremos que se busquen alternativas, que todavía las hay”, han indicado fuentes de la plataforma a L’Estrella de L’Hospitalet. De momento, llevan recogidas más de 5.000 firmas, y piensan seguir luchando hasta conseguir su objetivo, con pancartas en balcones, manifestaciones, y no descartan acudir a la vía judicial en caso de que sea necesario.

 

La plataforma Salvemos el Parque de la Alhambra lleva recogidas más de 5.000 firmas. / Salvemos el Parque de la Alhambra

 

Otros temas que no han salido a colación durante el discurso de la alcaldesa, pero que también han generado, generan y generarán polémica tienen que ver con la participación y la comunicación entre las instituciones y la ciudadanía. La entidad promotora de este digital, Foment de la Informació Crítica, ha publicado un comunicado en el que insta a los nuevos concejales del Gobierno municipal a facilitar la información que soliciten vecinos/as y periodistas de manera ágil y fluida, a comunicar pero también a escuchar lo que todos y todas que forman parte de L’Hospitalet tengan que decir: “Si diálogo, pluralismo, consenso y democracia significan algo para los representantes políticos que hoy comienzan esta nueva andadura, entonces no duden de que podrán contar con FIC-LH. En caso contrario, esta entidad no dudará en denunciar aquellas palabras y comportamientos que supongan una pérdida de calidad democrática para los vecinos y vecinas de la ciudad”.

La alcaldesa Núria Marín ha finalizado su discurso refiriéndose a unos versos del poeta José Hierro: «El viento no escucha, no escuchan las piedras, pero, hay que hablar, comunicar: con las piedras, con el viento”. Interesante y significativa elección. He aquí el poema completo:

Con las piedras, con el viento
hablo de mi reino.
Mi reino vivirá mientras
estén verdes mis recuerdos.
Cómo se pueden venir
nuestras murallas al suelo.
Cómo se puede no hablar
de todo aquello.
El viento no escucha. No
escuchan las piedras, pero
hay que hablar, comunicar,
con las piedras, con el viento.
Hay que no sentirse solo.
Compañía presta el eco.
El atormentado grita
su amargura en el desierto.
Hay que desendemoniarse,
liberarse de su peso.
Quien no responde, parece
que nos entiende,
como las piedras o el viento.
Se exprime así el alma. Así
se libra de su veneno.
Descansa, comunicando
con las piedras, con el viento. 

 

La comunicación comienza con la escucha y, a buen entendedor, sobran palabras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here