Se busca guardia pretoriana para la alcaldesa Marín

0
230

Juan Carlos Valero és periodista i professor de Periodisme. Fundador de BCN Content Factory i editor executiu de El LLobregat.

Núria Marín y su asesora los últimos años, Rosa Alarcón.

La alcaldesa Núria Marín anda desangelada por las estancias municipales, sin disfrutar plenamente de haber recuperado la mayoría absoluta. En su mirada se aprecia la solitud y el reflejo de una victoria agridulce. Se la ve carente de apoyo desde que se ha quedado sin su jefa de gabinete y dama de compañía, Rosa Alarcón, que ha actuado como una verdadera guardia pretoriana de Marín desde que Xavier Trias ganara en Barcelona y a los socialistas de aquel ayuntamiento hubo que buscarles trabajo.

Ahora está vacante una importantísima plaza en L’Hospitalet a la derecha de la todopoderosa alcaldesa. Rosa Alarcón, que estuvo con Jordi William Carnes en la Casa Gran barcelonesa, ha vuelto al Ayuntamiento de la capital como concejal. Iba en el número 8 de la lista encabezada por Jaume Collboni y el viento de cola del voto sanchista la ha devuelto a la capital, dejando huérfana a su apreciada alcaldesa de L’Hospitalet, a quien ha protegido como una hija y le ha brindado toda su fidelidad y más de una oportunidad.

Entre los chances facilitados por Alarcón a nuestra querida ciudad, destaca el contacto de los chinos que le pasó William Carnes a la jefa de alcaldía de Marín, cuando los orientales vinieron a Barcelona para crear el Centro Europeo de Medicina Tradicional China y salieron del Ayuntamiento barcelonés sin que les recibiera ninguna autoridad del equipo de Colau. “Esa medicina no se contempla en la sanidad pública española”, les dijeron. El contacto sirvió para que Marín y Alarcón viajaran a China y cerraran un acuerdo para instalar ese centro oriental en la antigua fábrica Godó y Trías, propiedad municipal, junto a la plaza Europa que da nombre a este humilde rincón del ciberespacio desde donde les escribo. Todavía estamos esperando

L’Hospitalet siempre ha sido hospitalaria. Un día elaboraré la lista histórica de colocados procedentes de la antaño poderosa calle Nicaragua, tan numerosa como la de periodistas en nómina del presupuesto municipal. Pero ahora no toca porque ocurre lo contrario, ya que los buenos resultados del PSC, impulsados por Pedro Sánchez, propician que muchos socialistas acomodados en L’Hospitalet aspiren a volver a sus antiguos e importantes cargos en Barcelona, que es la ciudad que de verdad luce para ellos. Veremos esa rotación cuando se sepa quién presidirá la Diputación de Barcelona y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), ambas instituciones supramunicipales con importantes presupuestos, buenos equipos de técnicos y escasos conflictos. Es decir, balnearios con buenas nóminas.

El nombre de Núria Marín suena tanto para la Diputación como para la AMB, e incluso algún ministerio (el de Fomento sería ideal para que soterrara personalmente las vías del tren en L’Hospitalet). Si Marín accede a la Diputación o al Gobierno de Pedro Sánchez, seguiría los pasos de su mentor, Celestino Corbacho, ahora junto a Rosa Alarcón en el pleno del Ayuntamiento barcelonés, porque el ex alcalde de L’Hospitalet también ha entrado en Barcelona en la lista encabezada por Manuel Valls e impulsada por Ciudadanos. Si se produce alguno de esos nombramientos supramunicipales, Marín necesitará rostros amigos en quien confiar. Por eso el Ayuntamiento de L’Hospitalet está destinado a renovarse de personal de confianza. Porque lo que más necesita la alcaldesa es precisamente confianza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here