Semana de resaca electoral, semana de tregua partidista

0
243
Pancartas, carteles y pegatinas se deterioran tras las elecciones municipales del 26M ante la indiferencia de la ciudadanía. / Estrella LH

Después de las elecciones generales del 28A y las locales y europeas del 26M, parece que todo el mundo tenía ganas de descansar. Quienes aspiraban al gobierno municipal y quienes habían de elegirlo. Esta ha sido, por tanto, una semana de despedidas y una semana para asimilar unos resultados electorales que, como es bien sabido, han otorgado la mayoría absoluta al PSC de Núria Marín, han colocado a Esquerra Republicana de Catalunya como primera fuerza de la oposición y han expulsado del Ayuntamiento a una fuerza histórica como Junts per L’Hospitalet, la antigua Convergència i Unió.

El pleno municipal, más vacío

Pocas ganas de discutir en el pleno del mes de mayo, ya de por sí breve con ocho puntos en el orden del día: un par de modificaciones de crédito, el informe de la tesorería y la intervención general, los decretos de alcaldía, los acuerdos de la Junta de Gobierno local, y poco más. Y un par de ruegos y preguntas: ERC, que ha solicitado al Ayuntamiento que escuche a los trabajadores de la empresa Extel, que gestiona el servicio de Call Center situado en la Plaça de Europa, y defienda los puestos de trabajo y sus derechos laborales; e ICV-EUiA-Pirates, que ha denunciado la situación de algunos parques infantiles situados en el entorno de Santa Eulàlia y la Gran Vía.

El resto del pleno, que ha durado una hora justa, se ha dedicado a dar voz a los concejales y concejalas que se bajan del tren de la política. El exconcejal del Partido Popular y concejal no adscrito, Francisco J. Martín Hermosín, se ha mostrado satisfecho por haber vivido momentos tan intensos en el ámbito político catalán y español, y ha agradecido a su compañero ideológico, Pedro Alonso, los 28 años dedicados a la política como concejal: “Seguramente, si llega a ser de izquierdas, tendría hoy una placa, pero eres de derechas y… Y no la tienes”.

Los concejales no adscritos provenientes del partido político Guanyem que han formado parte del gobierno municipal, Cristina Santón y Rafael Jiménez, también han expresado su agradecimiento por la experiencia vivida. Jiménez, además, ha reconocido haber vivido “años convulsos y difíciles en lo personal y político”, y ha afirmado haber tratado “con más respeto” a algunos concejales que a la inversa.

El portavoz de la CUP-PA, Christian Giménez, ha recordado algunas de las causas defendidas por su grupo municipal y ha asegurado que continuarán trabajando en ellas desde fuera del Consistorio: “La política no la hacemos sólo en las instituciones, afortunadamente”.

Jordi Monrós (CiU) ha protagonizado el momento más emotivo del último pleno de la legislatura. / LH Digital

El representante de Junts per L’Hospitalet, Jordi Monrós, ha protagonizado uno de los momentos más emotivos del pleno del 28 de mayo, al perder la representación municipal tras ocho años como concejal. Entre pausa y aplausos, Monrós ha pedido disculpas si en algún momento ha molestado a sus compañeros de plenos, se ha comprometido a hacer “mucha autocrítica” y a continuar trabajando por la ciudad y el país.

Seguidamente, han intervenido los dos concejales de Canviem L’Hospitalet, Ivan Nieto y Júlia Carballeira. Los dos han manifestado su vocación activista y su deseo de seguir trabajando desde la calle para conseguir una ciudad más justa y más solidaria.

Finalmente, han intervenido los dos concejales del PSC que no repetirán la próxima legislatura: Manuel Brinquis y José María García Mompel. El primero también se ha emocionado al despedirse de los presentes: “Ha sido un honor ser concejal de mi ciudad. Me llevo grandes amigos”.

El próximo pleno municipal contará con los mismos 27 escaños de siempre, pero estará más vacío, ya que, de los ocho partidos que comenzaron la legislatura, ahora sólo continúan cinco: PSC, ERC, Ciutadans, L’H en Comú – Podem y PP.

Algunos de los participantes en el programa especial de las elecciones del 26M organizado por los medios públicos de L’Hospitalet comentaron que la reducción de partidos era una buena noticia, pues así se ganaría en agilidad y dinamismo en los plenos municipales. Esta cronista no opinó ni opina lo mismo, ya que, si ha de elegir entre los valores del pluralismo y la agilidad, sin duda se decanta por lo primero. Y no porque no sufra los plenos eternos de la segunda ciudad de Catalunya, que comienzan a las 17 horas y suelen acabar sobre las doce de la noche, sino porque cuantos menos partidos participen, menos información y menos voces se escuchan, algo que no beneficia al conjunto de la ciudadanía. Y si la única manera que consideramos realista para dinamizar los plenos municipales es la reducción de grupos municipales, entonces tenemos un problema muy serio de burocracia e inmovilismo… Pero esta es otra historia, que ya tocaremos en otro momento.

 

Eso de la autocrítica, ¿es un “maldito bulo”?

Cuando se pierden unas elecciones o, en general, uno no consigue lo que esperaba, se suele apelar a la autocrítica. Hay que hacer mucha autocrítica, decía Jordi Monrós en su despedida. Desgraciadamente, la autocrítica nunca suele llegar al espacio público, como no llegan las lágrimas, las emociones, las disculpas, las rectificaciones… Si lo más humano y lo más auténtico se queda en el espacio privado, ¿qué es lo que realmente estamos enseñando a las nuevas generaciones?

Esta semana nos ha visitado Clara Jiménez, cofundadora y periodista de Maldito bulo, una iniciativa promovida por periodistas para verificar si lo que nos llega a través del correo electrónico, internet o Whatsapp es cierto o no.  Invitada por la asociación Tres Quarts per Cinc Quarts, Jiménez ha abordado el tema “Mentiras y desinformación en tiempo de elecciones”.

¿Hay mentiras y desinformación en tiempo de elecciones? Sí. ¿Hay mayor riesgo de bulos durante la jornada de reflexión previa a las votaciones? También. ¿Hay motivos para la esperanza? Eso parece. Clara Jiménez ha percibido un cambio de tendencia: “Cuando les hemos dicho [a los políticos] que han mentido, han dejado de hacerlo. Esto no pasaba antes”. Y los programas especiales que se han hecho en algunas televisiones para desmontar las mentiras han sido de lo más visto por la audiencia, añade. Y en los debates electorales hemos visto cómo los políticos se criticaban diciendo: “Está usted mintiendo”. Parece, por tanto, que el valor de la verdad ha subido algunos enteros.

Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer, reconoce Clara Jiménez. Por eso apela a la colaboración ciudadana para, entre todos y todas, romper la cadena de la mentira. No tiene desperdicio el vídeo en el que ofrece algunos consejos básicos para detectar bulos, y que se ha visualizado también en el Casino de L’Hospitalet el pasado miércoles.

 

 

Y dos servicios gratuitos más que merece la pena comentar y conseguir antes de terminar de leer esta crónica:

  • Guardarse el número de Whatsapp para que el equipo de Maldito bulo verifique si un contenido es verdadero o falso, antes de difundirlo entre nuestra comunidad: 655198538.

 

Al fin y al cabo, si nos quejamos de que estamos manipulados y/o desinformados, la mejor autocrítica es pasar de las palabras a los hechos y dejar de ser cómplices de aquello que criticamos.

Los políticos harán autocrítica -o no-. ¿Y la ciudadanía? La actividad partidista ha descansado esta semana, pero la vida política, la vida en común, la vida en general, sigue su curso. Inspiren profundamente, cojan fuerza, que en breve iniciamos nueva temporada. No hay tregua.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here