El PSC pasa el rodillo: Mayoría absoluta y rumbo a los 44 años en el gobierno

2
354

Victoria socialista sin paliativos. Ni durante el recuento hubo misterio -y mucho me temo que ni durante la campaña-. Desde un primer momento, el PSC cogió la delantera y ya no soltó el primer puesto hasta el final. E incluso hasta bien entrada la mitad del escrutinio, los resultados provisionales le daban un regidor más. Núria Marín no solo repite victoria, sino que recupera la mayoría absoluta que perdió hace ocho años, con 14 concejales de 27 y 43.696 votos, 12.000 más que hace cuatro años. Un rodillo con el no es excusa ni la fragmentación de candidaturas -16 en liza-, aunque sí que ayuda a explicar por qué nuestro Pleno quedará formado por solo -solo!- cinco fuerzas políticas: PSC (14), ERC (5), Cs (4), En Comú (3) y PP (1).

Los resultados del 26M

Ahora iremos a analizar caso por caso, pero la gran sopresa de la noche, incluso más que la mayoría absoluta socialista -con el viento de cola de la victoria del PSOE en las generales y por las propias dinámicas de la ciudad: no nos engañemos, era una posibilidad que siempre está ahí-, es la segunda posición de ERC. Los republicanos han cosechado 16.342 votos en L’Hospitalet. Sí, en L’Hospitalet de Llobregat. Alcanzan el 16,21% y crecen nada más y nada menos que 8.000 votos con respecto a 2015. Los de Antoni Garcia ocupan todo el espacio independentista ribereño y sacan de pista a Junts per l’Hospitalet y la CUP, que pierden unos 2.000 sufragios cada uno y desaparecen del Pleno. Se trata de otra de las noticias de la jornada, puesto que el espacio convergente siempre había tenido cierta presencia en el Ayuntamiento con figuras históricas como Jacint y Meritxell Borràs -padre e hija- o Jordi Monrós, uno de los concejales más longevos del Pleno y desde hace años el segundo representante que más conocía la ciudadanía en las encuestas y barómetros municipales. Monrós, que lideraba Junts -la candidatura impulsada por Carles Puigdemont desde Waterloo-, se queda sin silla en el Pleno y la voz del soberanismo queda en manos de ERC el próximo mandato. Eso sí, tras un mes de titulares y análisis ad hoc sobre por qué Vox había superado a Junts en L’Hospitalet en las generales de hace un mes, podemos decir que los de Abascal no han superado la prueba del algodón de las municipales -las del tú a tú, después de todo- y quedan, aunque por poco, por debajo de los neo convergentes.

Por lo que respecta a la participación, creció cuatro puntos hasta situarse en un 57,48%, lejos del 64% del global catalán.

El norte de la ciudad impulsa la victoria de Marín

Uno de los lemas preferidos y más utilizados por la oposición en los últimos años ha sido el de una ciudad a dos velocidades, en la que el sur se lleva todas las carantoñas municipales y el norte queda como el hermano mayor al que se le escatiman abrazos, ya que su hermanito pequeño es, aparentemente, más mono y más sexy. No obstante, los resultados de ayer muestran que es precisamente en los barrios del norte los que más apoyo prestan al PSC -si exceptuamos Collblanc-Torrassa, desde hace años con unas dinámicas diferentes y cada vez con más barceloneses habitándolos que huyen de la presión habitacional de la capital catalana y que no serían muy cercanos al PSC: si exceptuamos el Centro, donde ERC saca un 22%, son Collblanc y la Torrassa donde más apoyos obtienen los republicanos, alrededor del 20%. En ningún otro lugar de la ciudad es así-.

En las generales del pasado mes de abril ya fue así, y ha vuelto a pasar lo mismo en las municipales. Les Planes es el barrio con mayor porcentaje de voto socialista, el 50,63%, seguido de la vecina Can Serra (50,32%), Pubilla Cases (49,90%), la Florida (49,43%) y Bellvitge (48,23%), que no es del norte pero que completa la tradicional pinza socialista sobre el desafecto Centro y sus camaradas Sant Josep y Santa Eulàlia -38,23% en este último para los socialistas, el segundo porcentaje más bajo de voto del PSC en la ciudad… Y pegadito a Barcelona-.

ERC: de la nada a liderar la oposición en 4 años

Reiteramos que se trata de la principal noticia de la jornada electoral de ayer domingo. ERC es la segunda fuerza en L’Hospitalet con 5 regidores, uno más que Ciudadanos, que hasta ahora había sido la principal oposición a Marín en el Pleno. Los republicanos, con Antoni Garcia de nuevo a la cabeza, no tenían representación hace cuatro años en el Pleno, después de la experiencia de Anna Simó de principios de siglo. El mismo Garcia describía ayer de manera muy gráfica la situación. «Esquerra no suma, sino que multiplica», celebró ante sus simpatizantes, en declaraciones recogidas por LH Digital. En cuatro años, ERC ha conseguido, ayudada por el tirón de la marca a nivel nacional, ser segunda fuerza en una ciudad poco proclive a las tesis independentistas. «Son los mejores resultados desde la Segunda República», añadió Garcia. Como diría aquel sabio bávaro, «no hace falta decir nada más» para hacerse a la idea de lo que estos resultados significan.

Por barrios, los republicanos hacen un muy buen papel en el Centro, donde consiguen el 22% de los votos. Aquí, como en el global de la ciudad, se comen a Junts per l’Hospitalet, que solo cosecha en la ‘vila vella’ el 7,37% de los votos. Los republicanos, como se ha dicho con anterioridad, se alzan a la segunda posición gracias a Collblanc-Torrassa, en donde han obtenido el 20,82% y el 19,81% de los sufragios, respectivamente.

Antoni Garcia, cabeza de lista de ERC y gran triunfador de la noche (en el centro), con algunos de sus apoderados / ERC-LH

Con sus 5 regidores, y haciendo honor a aquello de «este es un pueblo -o espacio político- pequeño para los dos», ERC ocupa todo el espacio independentista de la ciudad, que consigue un representante más en comparación con el anterior mandato: ERC (2), PDeCAT (1) y CUP (1) sumaban cuatro concejales soberanistas en L’Hospitalet, hasta el momento su techo en esta ciudad. Ahora solo quedan los republicanos, pero con uno más (5).

Siguiendo con el espectro independentista, la candidatura de Primàries no ha tenido el éxito esperado -en otras ciudades, como Barcelona, ha estado a punto de conseguir representación- y obtiene solo 621 votos. Ni sumando estos votos a los conseguidos por Junts -con los que partieron peras un mes y pico antes de los comicios- podrían haberse acercado al 5% necesario para obtener representación. Por otra parte, y pese a que no se trata de un partido independentista pero sí afín al derecho de autodeterminación, la candidatura de Convergents -el partido fundado por el exconseller Germà Gordó tras salir del PDeCATa- queda en el farolillo rojo con 66 votos, los propios candidatos más 30 amigos más.

Por su parte, la CUP dice adiós a su aventura en el Pleno de l’Hospitalet. Se deja en el camino 2.000 y pico votos y ni sumando con Alternativa d’Esquerres (AELH), con quien concurrió de la mano en 2015 y ha obtenido 916 apoyos, podría haber mantenido ese regidor que han tenido en el último mandato.

Cs y los ‘comunes’ se quedan igual

Ciudadanos no ha crecido en la ciudad, tal y como le auguraban los buenos resultados del 21D de 2017 en las autonómicas -fue la fuerza más votada en LH- y el hecho de haberle ganado el pulso a ERC por la plata en las generales del 28 de abril. Obtiene 11.899 votos, medio millar menos que en 2015, y se queda con los mismos 4 regidores que tenía. Can Serra es su bastión, en donde ha conseguido el 14,36% de los votos, su mejor marca este 26M. Un poco como le pasa al PSC, obtiene mejores resultados en el norte de la ciudad -exceptuando los díscolos Collblanc-Torrassa, que pasaremos a considerarlos noreste- y en el sur, con un significativo 13,54% de votos en Bellvitge.

La participación ha crecido 4 puntos con respecto a 2015 / L’Estrella

Estos resultados, no obstantes, le hacen caer a la tercera posición y sufre el ‘sorpasso’ de ERC. Aunque no son los únicos que se quedan con lo mismo que tenían al empezar. L’Hospitalet en Comú -sin ICV, que salió de la candidatura a poco de los comicios por desavenencias en su funcionamiento- volvió a obtener 3 representantes en el Pleno, fruto de 11.280 votos -2.000 más que en 2015, cuando sí que fueron con ICV en sus filas, ¡Un mundo de locos!-. Esta candidatura es la que menos altibajos experimenta por barrios, manteniéndose alrededor del 10% en la mayoría de ellos. Un 10% muy transveral, que va del norte de la ciudad al sur, pasando por el centro.

El PP resiste; Vox pincha

Pese a que las encuestas presagiaban un descalabro popular en la ciudad -animado por el fracaso en las generales-, los de Sonia Esplugas han apelado a la épica para rascar un 5,16% de los sufragios, que les permite quedarse al menos con un representante en el Pleno. Con 5.199 votos, 4.000 menos que hace cuatro años, el PP, hasta hace poco principal fuerza de la oposición en L’Hospitalet, resiste. Y quien tenía el cartel de darle la puntilla en la ciudad, Vox, no solo no entra sino que pincha con respecto a las generales. Los de Santiago Abascal, capitaneados por Pablo Barranco, ex mano derecha de Josep Anglada al frente de la también ultra Plataforma por Cataluña (PxC), quedan por debajo de la candidatura de Puigdemont con el 3,12% y 3.148 votos.

Acabamos la crónica haciendo un repaso del resto de candidaturas y para recordar que se han presentado hasta 15 para intentar darle la murga a Núria Marín. Vamos por orden. Coalición por l’Hospitalet, el partido que se presentaba como una formación «ni de derechas ni de izquierdas» y estaba liderada por el histórico exportavoz del PP local, Juan Carlos del Río, consigue 870 votos. Otro histórico miembro del PP hospitalense, Pedro Alonso, se ha presentado al frente de Fuerza Ciudadana, con quien ha conseguido 289 sufragios.

Seguimos con conocidos del Pleno. El exregidor de Guanyem Rafa Jiménez, que acabó en el gobierno de Marín tras los procesos judiciales con la marca del partido con que se presentó en 2015 -y consiguió dos concejales, él y Cristina Santón-, ha sacado 207 votos con Izquierda en Positivo, el partido impulsado, entre otros, por el exfiscal anti corrupción Jiménez Villarejo. Por otro lado, Proponemos por las Minorías, la candidatura formada por vecinos de origen sudamericano principalmente, se lleva 192 papeletas, mientras que Democracia Efectiva, la nueva marca de Hartos.org, no llega a 100 -84, en concreto-.

Con estos resultados poco juego vamos a tener las próximas semanas. Pese a las ganas que todos teníamos, el Pactómetro vuelve a la buhardilla y nos quedamos a la espera de la constitución del Pleno y de los elegidos para llevar las riendas de L’Hospitalet los próximos cuatro años. Y con estos ya irán 44 de dominio socialista en la ciudad.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here