Horno electoral: La contracrónica del debate municipal del 26M

1
342
La expectación por el debate ha sido importante.

L’Hospitalet ya ha celebrado el -de momento- único debate electoral para las municipales del 26 de mayo que se hará en la ciudad, y los compañeros de L’Estrella me han hecho el encomiable encargo de escribir algo breve sobre lo acontecido en la sala de actos de la Tecla Sala, donde ha tenido lugar la contienda dialéctica. Organizaba el Espai de Ciutadania junto con Foment de la Informació Crítica (FIC), mamá de este lindo proyecto llamado L’Estrella.

Y se puede decir, horas después de la finalización del debate y en el momento en que doy el último sorbo al vaso de leche con galletas antes de ir a hacer nonas, que ha habido más chicha en el cómo que en el qué. En lo que se ha visto más que en lo que se ha dicho -que, por otro lado, ha venido a ser lo de siempre-. Y aquí, en la semiótica del debate, es donde se ha disputado el partido. Y para muestra un botón: en la foto no estaban todos los cabezas de lista convocados.

¿Dónde está Marín?

La gran ausente de debate en la Tecla Sala ha sido Núria Marín, la alcaldesa y candidata del PSC a revalidar el cargo, que declinó la invitación a participar en el mismo con tan solo con 24 horas de antelación y ha enviado a su número 2, Francesc J. Belver, que ha capeado el temporal como ha podido. Una decisión que ha incomodado a las entidades organizadoras y a otros candidatos, que así lo han manifestado al inicio de sus intervenciones. Fuentes municipales explicaron a L’Estrella en un principio que había un problema de agenda, pero horas antes del inicio del debate se supo de qué se trataba exactamente. La alcaldesa tenía ejecutiva del PSC tras conocerse que Pedro Sánchez había propuesto a Miquel Iceta, primer secretario de los socialistas catalanes, para presidir el Senado. Pese a que Iceta ha manifestado su voluntad de compatibilizar ambas responsabilidades, y con la posibilidad de convertirse Marín en la lideresa socialista en Cataluña, fuentes del PSC han apuntado a Jaume Collboni, candidato en Barcelona, como posible sucesor al frente del partido.

Se entiende la trascendencia de la noticia y la necesidad de Marín de asistir a la reunión del partido del que ocupa el segundo puesto. Aunque, como todo en la vida, son las decisiones que tomamos las que nos definen, y es un hecho que la alcaldesa ha escogido al partido antes que a la ciudadanía. En la lógica del poder es comprensible y hasta legítimo, pero el mensaje que envía es claro, y es uno que no ha molado ni siquiera a algunos electores socialistas presentes en la Tecla Sala. Es por eso que desde FIC –que se apartó de la coorganización en protesta por la actuación de la alcaldesa– han propuesto organizar un segundo debate, con los mismos candidatos que han participado en el debate de la Tecla Sala pero con la presencia de Marín. La pelota está ahora en el tejado municipal.

Pese a su ausencia, la alcaldesa estuvo muy presente en el debate.

Sea como sea, Belver no ha hecho referencia a la ausencia de Marín en ningún momento del debate -a diferencia de los otros candidatos, que la han criticado por ello- y solo al final ha pedido el voto para ella, con total naturalidad.

Un debate con ausencias y presencias destacadas

La alineación del evento estaba formada por 8 candidatos de formaciones con representación en el Pleno durante este mandato o de nuevas listas que se presentan el 26M con actuales regidores entre sus integrantes. De menor a mayor, han asistido Ariadna Velando -CUP-, Emma Núñez -Alternativa d’Esquerres, que fueron de la mano de los cuperos en 2015 y ahora presentan proyecto propio-, Jordi Monrós -que sigue liderando el espacio neoconvergente con Junts per l’Hospitalet, la marca que impulsa Carles Puigdemont desde Bélgica-, Sonia Esplugas -por el Partido Popular-, Antoni Garcia -candidato de ERC-, Ana González -que encabeza la lista de l’Hospitalet En Comú-, Miguel García -candidato de Ciudadanos-, y Francesc J. Belver -número 2 de la lista del PSC-. Han fallado dos: Pedro Alonso, ex del PP y ahora cabeza de lista de la formación Fuerza Ciudadana, y Rafael Jiménez, regidor y líder de Izquierda en Positivo.

Sí que estaban presentes, no obstante, miembros del gobierno socialista de la ciudad, como los regidores Jaume Graells o David Quirós, la diputada del PSC y ex regidora Mercè Perea y el marido de Marín, José Luis Hernández, que se sentaron en un rincón de la sala.

Exteriores animados

En el exterior de la biblioteca, por su parte, aguardaban miembros de la candidatura independentista del Front L’Hospitalet-Primàries, que equipados con camisetas de su lista han protestado a la tele pública por no haber sido invitados al debate y poco después se han marchado.

El colectivo ‘8 anys per manifestar-se’ protesta a la entrada del debate por la petición de prisión a dos vecinos de la ciudad por atentado contra la autoridad en una concentración de marzo del año pasado

Mientras tanto, a los pies de la rampa de acceso a la Tecla Sala y recibiendo a los visitantes, el colectivo ‘8 anys per manifestar-se’ ha pedido la absolución de Laia y Lluís, dos vecinos de la ciudad cuyo caso nos recuerda que existe una cosa poco ‘sexy’ a la que se le llama Ley Mordaza: La justicia les pide esa cantidad de años de prisión acusados de atentado contra la autoridad en una manifestación de marzo del año pasado.

¿Sauna u horno?

El debate ha estado dividido en cinco bloques con preguntas de las entidades que forman el Espai de Ciutadania relacionadas con aspectos como la pobreza, el paro, la participación o la vivienda. Cuestiones candentes que, sin embargo, no han generado un debate entre los candidatos, que bien por no hacerse más daño de la cuenta o por el propio formato del evento, no han interactuado casi nada entre ellos.

Hasta tal punto ha sido así que el único encargado de caldear el ambiente ha sido la sala de actos de la Tecla Sala, empeñada en convertirse en una sauna o un horno, en el que se han cocido propuestas, candidatos y asistentes, que iban y venían hacia la puerta de salida. Un búnker sin cobertura ni conexión a internet que nos ha dificultado el trabajo a los periodistas. Y es que un búnker es eso, una sala o habitáculo donde se atrincheran o refugian los que mandan para evitar el bombardeo. Y por un momento ha parecido que la ciudad vivía al margen de esa sala cerrada y caldeada en la que se estaba dirimiendo su futuro.

Por otro lado, en los discursos de los candidatos se han encontrado lugares comunes y argumentos utilizados hasta la extenuación contra el gobierno de Marín: las dos velocidades entre el sur rico y el norte pobre -L’Hospitalet en esto sí que is different– o la aseveración de que somos la ciudad más densamente poblada de Europa han sido esgrimidos por la oposición, que a la hora de hacer propuestas han parecido todos de izquierdas, incluso el PP y Ciudadanos, y no han escatimado en buenas palabras para las entidades y la “importantísima” labor que llevan a cabo en el municipio. 

El público no defrauda

Propuestas, ideas y alguna acusación -que no se diga- han espoleado a un numeroso público que, en ocasiones, y sobre todo durante las intervenciones de Miguel García, se ha encargado de imprimir una marcha más al debate con abucheos, risas o aplausos. Al igual silbaban alguna intervención del líder de Ciudadanos -que ha hecho referencia a la ‘claca socialista’ cuando le han reprendido por pasarse ligeramente del tiempo de intervención-, que aplaudían una arenga independentista. Un espectro este último que, parafraseando al emperador Cómodo en Gladiator, “vertirá un dulce elixir en tu oído y al despertar solo dirás república, república”, quizá la palabra que más han utilizado la CUP, ERC y Junts. 

No ha defraudado la asistencia, que ha obligado a traer sillas de otras salas para permitir que vecinos y periodistas pudieran seguir la cita con cierta normalidad. Y como si de un partido de fútbol se tratase, algunos asistentes han ido comentando cada jugada, haciendo bueno el dicho de que todos tenemos a un seleccionador dentro nuestro.

Con el debate ya celebrado, y a la espera de saber si Marín recogerá o no el guante de FIC para participar en otro al que sí que pueda asistir, estamos a punto de entrar en una nueva campaña electoral. Al finalizar el acto, foto de familia y sonrisas. Nadie ha salido herido de la contienda, aunque ha corrido por la sala la sensación de que el gobierno municipal ha ninguneado a las entidades, representantes de miles de ciudadanos de L’Hospitalet.

 

1 Comentario

Responder a En sus marcas: Comienza la carrera hacia el 26M | Estrella de L'Hospitalet Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here