El PSC destrona a los comunes y vuelve a alzarse con la victoria en unas generales en la ciudad

2
318
La jornada se ha caracterizado por la alta participación / L'Estrella

Golpe sobre la mesa del PSC en L’Hospitalet. Los socialistas han recuperado el primer lugar en la ciudad y se han impuesto como la fuerza más votada en las generales, relegando a En Comú -que ganó en la segunda ciudad de Cataluña en 2016- al segundo puesto. Los socialistas han conseguido 44.400 votos, casi 15.000 más que en la anterior cita de 2016, lo que supone el 36% del total. Como decíamos, los comunes han perdido la primera plaza y se sitúan segundos con 22.000 sufragios, 10.000 menos que hace tres años. La tercera posición ha estado disputada hasta el último momento entre ERC y Ciudadanos, aunque al final ha sido los naranjas los que se han llevado el gato al agua. Consiguen 17.000 votos, unos 3.000 más que en 2016, mientras que los republicanos -que concurrían de la mano con Sobiranistes, el sector más independentista de los comunes- se quedan con 16.800, aunque protagonizan el otro golpe sobre la mesa de la jornada, ya que han crecido, paralelamente a lo que ha pasado en el resto de Cataluña, unos 7.000 votos. Una crecida que da alas al independentismo en la ciudad de cara a las municipales del próximo 26 de mayo.

Por su parte, el PP también plasma en L’Hospitalet el batacazo general y pierde 10.000 votos, y se queda con alrededor del 7% de apoyos. La fuga de votantes popular puede haber tenido un destino, Vox, que ha cosechado en la ciudad el 4% de los sufragios, con unos 5.000 votos. Por último, de entre los grandes partidos Junts per Catalunya, la marca de Carles Puigdemont, se queda con el 3,5% de los votos, lo que supone unos 4.300 votos.

Sube considerablemente la participación: el Centre, donde más se vota

Si el retorno del PSC y el aumento espectacular de ERC en una ciudad poco receptiva, tradicionalmente, a las tesis independentistas, son los dos grandes titulares de la jornada electoral en la ciudad, el tercero sería el aumento considerable de la participación, que ha llegado al 74%, nueve puntos más que en 2016. Por zonas, y como viene siendo tradicional, ha sido el Centre el barrio donde más se ha votado, con un índice de participación del 80%. En el otro extremos encontramos a Les Planes, en el que la participación se ha quedado en el 67%, la más baja de la ciudad -aunque es superior a la participación que se dio en 2016, cuando fue del 66%-.

¿Cuál es la situación en los barrios?

El PSC se ha impuesto en todos los barrios de la ciudad, siempre manteniendo sus apoyos alrededor del 30%. Aunque en algunos barrios, como Les Planes, ha arrasado con el 44% de los apoyos, aunque no se quedan atrás Pubilla Cases y la Florida -43% para los socialistas-. Por contra, es el Centre el barrio donde menos apoyos consigue, el 29%, la zona fetiche de ERC, donde ha cosechado casi el 21% de los votos.

Ciudadanos alcanza su mejor resultado en Can Serra y Pubilla Cases, el Distrito V, con el 17 y el 15%, respectivamente. Por su parte, la segunda fuerza en la ciudad, En Comú Podem, consigue sus mejores resultados en el Gornal y Sanfeliu, con el 20% de los sufragios.

Por otro lado, ha sido en el Distrito III, formado por Santa Eulàlia y Granvia Sud, donde Vox ha obtenido su mejor resultado en L’Hospitalet: casi 1.000 votos, el 3,83%.

Entrada al callejón donde está ubicado el colegio Pau Sans, donde han votado muchos vecinos de Sant Josep / L’Estrella

Sin respiro: Ahora, a por el 26 de mayo

Ahora que hemos dejado atrás las generales, y a la espera de posibles pactos post electorales que determinen el futuro inquilino de la Moncloa, toca cambiar el chip y comenzar a pensar en la otra gran cita electoral de esta primavera, las municipales del 26 de mayo. El anuncio de elecciones generales para el 28 de abril eclipsó, en parte, una convocatoria local que seguramente estará muy condicionada por los resultados del domingo. Una vez superado el 28 de abril, los partidos políticos se centrarán en una campaña para las municipales que comenzará en un par de semanas.

Pues bien, los hospitalenses podrán escoger a sus representantes más próximos de entre un total de, nada más y nada menos, 17 candidaturas. Casi una veintena de listas electorales que agrupan a más de medio millar de vecinos, 521 para ser más concretos.

Se trata de una cifra absolutamente de récord en la ciudad -en los pasados comicios locales tan solo se presentaron una decena, y ya marcaron récord por aquel entonces-, aunque para hacerse una idea del hito electoral ante el que nos encontramos hay que comparar con ciudades vecinas o con características similares. Un municipio similar en población a L’Hospitalet, y que flanquea Barcelona al otro lado del río Besòs, Badalona, presenta una decena de candidaturas, mientras que la misma capital catalana cuenta con 25 listas. Son ocho más que las que ofrece L’Hospitalet, sí, solo que en Barcelona viven 8 veces más personas que en nuestra ciudad. Por lo tanto, estamos ante una situación nueva que puede -o no- dar pie a una fragmentación importante del voto que, a su vez, beneficie a los socialistas.

Por otro lado, las izquierdas vuelven a presentarse muy fragmentadas, situación que puede dar como resultado la situación vivida hace cuatro años, cuando una formación que apenas tenía presupuesto para la campaña se acabó colando en el Pleno con un par de representantes. Era Guanyem, el nombre primigenio de la candidatura madre de Ada Colau para Barcelona y a la cual se adscribieron listas similares en toda Catalunya, entre ellas una en L’Hospitalet que, como en esta ocasión, no ha conseguido agrupar entorno a ella a una gran parte de la izquierda. Desconocemos el alcance, pero no es descabellado pensar que muchos vecinos y vecinas que se acercaron a votar en 2015 en las municipales cogieran la papeleta de Guanyem en vez de la de Canviem L’Hospitalet (ICV-EUiA y Pirates), que podía representar más a ese espacio de los comunes y próximos a Ada Colau. El resultado fueron tres regidores para Canviem y dos para Guanyem -que al quedarse huérfanos de marca, fueron acogidos por Núria Marín en su gobierno-, en vez de una fuerza de izquierdas que hubiera podido liderar la oposición en esta ciudad, papel que quedó en manos de Ciudadanos.

Sea como sea, el peligro de una fragmentación del voto de la izquierda alternativa al PSC que impida la creación de un frente importante ante el rodillo socialista sigue ahí, y visto lo visto en las listas, podemos ir a morir al mismo sitio.

En el espectro independentista también hay división que puede debilitar su representación en el Pleno hospitalense. ERC parte como la fuerza política independentista favorita en la ciudad, aunque habrá que ver cómo responden los electores partidarios de la separación de España ante la irrupción de la candidatura de Primàries, impulsada por la ANC y que rompió con la gente del PDeCAT el mes pasado, que concurrirán con la marca que Carles Puigdemont impulsa desde Waterloo, Junts -per l’Hospitalet, en este caso-. A su izquierda sigue estando la CUP, que en esta ocasión no irá de la mano de Alternativa d’Esquerres, que presenta candidatura propia -cierra dicha lista el actual portavoz cupero en el Ayuntamiento, Khristian Giménez-.

Siguiendo en la izquierda, aunque en el espectro político contrario, tenemos a izquierda en Positivo, formación liderada por el regidor ex de Guanyem Rafa Jiménez -cabeza de lista del partido en las generales y las municipales-, que se postula como una formación progresista y contraria al independentismo. Uno de sus impulsores fue el ex fiscal anti corrupción Carlos Jiménez Villarejo.

Por su parte, el partido del ex conseller Germà Gordó, Convergents, se presenta en la segunda ciudad de Cataluña con la esperanza de recoger el voto convergente de toda la vida, que consiguió darles hasta cuatro regidores a dicha formación en una ciudad como L’Hospitalet. Se trata de un partido catalanista y liberal, próximo a la democracia cristiana y partidario del derecho de autodeterminación, aunque no se defina como independentista.

Caras conocidas

Entre las nuevas formaciones que se presentan por L’Hospitalet, destacan algunas por sus cabezas de lista, viejos conocidos de la política local que probarán de nuevo suerte. Dos de ellos provienen del PP local, sumido en una crisis a lo largo de esta última legislatura -y amenazado por las posible fugas de voto hacia Ciudadanos y Vox, que sí, también se ha asomado en la ciudad con una cara que os sonará-. Se trata de Pedro Alonso, regidor no adscrito ex popular y ahora líder de Força Ciutadana-Fuerza Ciudadana, una formación de la que sabemos poco más que fue registrada como partido en el 2006 y que es de ámbito estatal, y una auténtica incógnita. Por otro lado, Juan Carlos del Río, eterno portavoz del PP en la ciudad y que dejó de serlo en 2015 con la irrupción de Sonia Esplugas, encabezará Coalición por L’Hospitalet, un partido que quizás os suene, ya que ha protagonizado una intensa campaña de reparto de folletines y carpas en la calle para explicar su proyecto.

Y llegados a este punto, lo prometido es deuda. Como hemos comentado más arriba, Vox también concurrirá a las municipales en L’Hospitalet con una lista liderada por Pablo Barranco, ex mano derecha de Josep Anglada en la también ultra Plataforma por Catalunya (PxC) y fundador de Vía Democrática, un partido que consiguió un regidor -él mismo- en Sant Just Desvern en la pasada legislatura, además de empresario de tiendas dedicadas a la venta de muebles, colchones y otros objetos para el hogar.

Completa el arco político de formaciones las candidaturas Proponemos por las Minorías, que se describen como «una herramienta para la renovación política, sabiendo que los partidos políticos son un medio para mejorar la vida de las personas en un ambiente de paz, cordialidad, fraternidad, y de no violencia como elementos fundamentales para la construcción de la sociedad».

Por último, cabe destacar la presencia de Democracia Efectiva (D.EF), otra incógnita en la pugna por el bastón de mando municipal de L’Hospitalet y que está encabezada por Carmen Gotera.

Los fuegos artificiales, la banda sonora del escrutinio

Pero todo en L’Hospitalet no ha sido política y elecciones esta semana. De hecho, los últimos siete días han estado marcados por las Fiestas de Primavera, la celebración mayor de la ciudad y que dan el pistoletazo de salida al calendario festivo de la ciudad -de aquí a poco será el turno de San José-.

El inicio del Correfoc del sábado / Ajuntament de LH

Mientras que muchos estábamos el domingo pendientes del escrutinio a nivel estatal y local de las elecciones generales, sonaban de fondo los estruendos de los fuegos artificiales que ponían fin a unos días frenéticos en los que las calles -más que nada las del Centro, no obstante- han hervido de actividad y de vecinos y vecinas que han disfrutado de las actividades que proponían las fiestas.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here