Una semana para la historia

0
214
Arriba, una imagen del día de la constitución del Ayuntamiento democrático en 1979. Abajo, acto de conmemoración, celebrado el miércoles pasado.

Esta pasada semana se han cumplido exactamente cuarenta años de las primeras elecciones municipales de la democracia. En concreto fue el 3 de abril, un martes, el día en que 203.000 hospitalenses de los casi 300.000 que había por aquel entonces fueron llamados a las urnas para elegir a sus representantes políticos más próximos. Se daba la circunstancia de que la democracia había llegado ya al Gobierno central, pero no así a las instituciones locales, donde todavía regían los mismos de siempre.

L’Hospitalet ha querido rendir homenaje a la corporación municipal surgida de aquellas elecciones con un acto al que asistieron una veintena de los regidores que entraron a conformar el Pleno tras los comicios. Los presentes fueron obsequiados con una reproducción en miniatura de L’Acollidora y recibieron el reconocimiento de los actuales portavoces de las formaciones en el Pleno, que destacaron el momento histórico que les tocó vivir. La alcaldesa Nuria Marín, por su parte, agradeció a aquellos regidores y regidoras su esfuerzo para “superar todos los obstáculos y dejar un L’Hospitalet mejor para los que vinieron después”. Marín, además, recibió de manos del primer alcalde en democracia, Juan Ignacio Pujana, la medalla que recibió a título personal en reconocimiento a la colaboración de la ciudad con los Juegos Olímpicos de 1992.

La primera corporación municipal, formada por 27 regidores: presentó la siguiente distribución: 12 concejales del PSC, 11 del PSUC, 2 de CiU y 2 de UCD. El gobierno municipal lo formaron PSC, PSUC y CiU y se constituyó en una sala de Plenos que presentaba un lleno hasta la bandera y muchas ganas de cambiar las cosas.

La ciudad de entonces

¿Cómo era L’Hospitalet hace 40 años? El Ayuntamiento ha puesto a disposición de los ciudadanos una página web con información, testimonios y fotografías relacionadas con esta efeméride. Para resumir, por aquel entonces 294.000 almas convivían en poco más de 12 kilómetros cuadrados, con barrios casi incomunicados y que vivían de espaldas los unos a los otros. Y con auténticas aberraciones como era Altos Hornos de Cataluña, La Farga, instalada en pleno corazón de la ciudad y que retrotrae a postales más bien del siglo XIX. Su huella quedó visible en los edificios de viviendas de sus alrededores, tiznados tras años soportando humo y que solo restauraciones recientes han conseguido borrar del paisaje. Ahora, la actual La Farga es un centro comercial que malvive entre la brutal competencia de Gran Vía 2, Splau y Corte Inglés. Signos de los tiempos.

La Farga a principios de los 70. Esquina de calle Barcelona con Girona. / Foto: AMLH

Pero sigamos con la cuestión de los habitantes. De los casi 300.000 vecinos y vecinas, más de la mitad habían nacido fuera de Cataluña -en concreto el 52%, casi un 20% andaluces-, mientras que tan solo el 15% eran naturales de L’Hospitalet. Y solo el 1% eran extranjeros. Cuatro décadas más tarde, este 1% ha subido al 31%, aunque la cifra de hospitalenses de nacimiento no supera el 18%. Algo fácil de comprender, puesto que los principales hospitales donde van a dar a luz las embarazadas están ubicados fuera del término municipal de la ciudad.

La industria era el principal motor económico, ya que daba trabajo al 77% de los asalariados, mientras que todavía había una pequeña bolsa de resistencia agraria, con el 0,3%. El sector servicios representaba el 22%. Cuatro décadas más tarde, la industria ha bajado al 14%, el sector primario no existe y el terciario, el de servicios, ocupa al 86% de los ciudadanos.

Justamente son los servicios a los vecinos y vecinas algo de lo que se carecía en 1979 en muchos aspectos. Un vistazo a las cifras así lo atestigua: no había ninguna guardería municipal, había tan solo ocho ambulatorios, siete centros de BUP y FP o 3 paradas de metro.

La vorágine electoral se acerca

Viajemos ahora en el tiempo hasta el mes de abril de 2019. Volvemos a estar en semanas de alta intensidad electoral, con unas generales a la vuelta de la esquina y las municipales de finales del mes que viene. Son días clave, de idas y venidas y de grandes actos. Como el que celebró Podemos el sábado precisamente en La Farga, con el candidato de los comunes para las generales, Jaume Asens, que fue arropado por el líder morado Pablo Iglesias y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Iglesias dijo que no quiere “vivir en un país con presos políticos” aunque evitó pronunciarse sobre su propuesta de referéndum pactado para dirimir el futuro político de Cataluña. Sí que hizo referencia a la trama presuntamente urdida por agentes de la policía nacional, y que habría contado con el beneplácito del Gobierno, para escampar información falsa sobre Podemos. “El silencio de unos y la falta de rectificación de otros son un escándalo para la democracia”, criticó Iglesias.

Y siguiendo con las similitudes con 1979, esta semana ha estado marcada también por la detención de una vecina de Bellvitge durante las protestas contra un acto de VOX en Barcelona de la semana pasada y su posterior entrada en prisión preventiva. Se le acusa de atentado contra la autoridad con un “instrumento peligroso”. Forma parte de un grupo de otros seis manifestantes que fueron arrestados aquel día, aunque estos quedaron en libertad. La joven, no obstante, saldrá este lunes en libertad después de que la Caixa de Solidaritat, impulsada por ANC y Òmnium, haya aportado 6.000 euros para pagar la fianza.

Seguimos con política, aunque esta vez municipal. Esta semana ha tenido lugar un terremoto en el independentismo hospitalense, al hacerse público que más de la mitad de los miembros de Primàries LH han abandonado el proyecto, entre ellos quien los iba a liderar en las municipales, el actual portavoz local del PDeCAT, Jordi Monrós, que se presentará con la marca Junts per l’Hospitalet.

Desde Primàries han afirmado que “después de un período de reflexión y debate interno que ha culminado con la renuncia voluntaria de algunos candidatos y candidatas”, este espacio quiere dejar atrás “el tiempo perdido” y aseguran estar trabajando en un programa electoral y perfilando un nuevo nombre definitivo para la candidatura.

El metro… ¿se saltará las paradas de L’Hospitalet?

Antes decíamos que L’Hospitalet hace 40 años tan solo tenía 3 paradas, mientras que ahora cuenta con 20. No obstante, Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) anunció esta semana que estaban analizando un nuevo sistema de circulación basado en no hacer parada en algunas estaciones. Está ahora mismo en fase de pruebas en la Línea 1 del suburbano, la que más paradas tiene en L’H que, precisamente, sería la ciudad más perjudicada, ya que el sistema se está probando entre Fondo y Torrassa, obviando el resto de paradas hasta Hospital de Bellvitge. Se trata de un sistema, el ‘volta curta’, que ya se ha puesto en marcha en la L9 para el Mobile World Congress, aunque sería más complicado implementarlo en la L1, no automatizada.

Sea como sea, desde TMB alegan razones de optimización, mientras que desde la ciudad ya han puesto el grito en el cielo. Es el caso de Ciudadanos, que ha pedido una reunión con TMB para conocer más acerca de este nuevo sistema en pruebas. “No toleraremos que la búsqueda de la eficiencia de la L1 de metro se haga a costa del servicio a los hospitalenses”, ha afirmado Miguel García, portavoz naranja, que “estará pendiente” de que este sistema no genere problemas a los vecinos y vecinas de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here