De L’Hospitalet a Trump, y viceversa

1
311
  • El día 10 de diciembre conmemoramos los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un documento aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas que recoge 30 derechos que merece todo ser humano por el simple hecho de serlo. Este documento se aprobó tras la Segunda Guerra Mundial, y nos sirve, en parte, para recordar que la violencia nunca conduce a nada bueno.

En L’Hospitalet lo celebramos con una conferencia de Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz, exdirector general de la Unesco, ministro de Educación y Ciencia o doctor en Farmacia, entre otros muchos títulos. Mayor Zaragoza acudió al Centre Cultural Tecla Sala para responder a la pregunta “Derechos humanos: ¿avance o retroceso?”, que le formularon los organizadores del evento, quienes también conmemoraban los 25 años de existencia de la entidad Tres quarts per Cinc quarts, 10 años como asociación Unesco de L’Hospitalet y la clausura de un curso de extensión universitaria junto con la Fundació Solidaritat de la Universitat de Barcelona.

Federico Mayor Zaragoza durante la charla sobre derechos humanos en el Centre Cultural Tecla Sala. / Estrella LH

 

¿Qué piensa el lector o lectora: hemos avanzado o retrocedido en el cumplimiento de los derechos recogidos en la Declaración Universal? No resulta fácil separar lo personal de lo social, ni lo local de lo global, y tal vez por ello Federico Mayor Zaragoza se resistió a dar una repuesta clara a la pregunta. Ahora bien, hizo honor a su definición de “hombre esperanzado”.

Mostró un gran realismo cuando nos describió como una sociedad de espectadores, donde dedicamos una gran cantidad de tiempo a enviarnos mensajes intrascendentes y hablar de fútbol -dicho por él, un gran apasionado por el deporte rey desde la infancia-. También cuando nos hizo ver que ahora mismo no hay ningún líder político que para los pies a Donald Trump en su intento por desterrar el “multilateralismo democrático”, que no es otra cosa que las decisiones que afecten a todo el mundo se puedan decidir entre todos los implicados. Como científico, Mayor Zaragoza también nos advirtió que estamos llegando a un punto en que ya no será posible revertir la situación de la Tierra, y que los niños que ahora tienen 4 ó 5 años, como su bisnieta, no podrán vivir en el mundo tal y como lo conocemos ahora si no hacemos algo ya.

Y, sin abandonar nunca el realismo, también nos regaló alegría y esperanza. “¿Saben lo que pone en el currículum de Rigoberta Menchú? Empleada domética y premio Nobel de la Paz. ¡Eso sí que es un currículum!”. ¿Y saben lo que recita cada mañana esta señora? “Perdona, amanecer, por no haberte recibido como mereces”. Frase que Federico Mayor Zaragoza recoge para recordarnos que, ante una situación como la actual, no podemos permanecer indiferentes: “Establece tu hoja de ruta cada mañana. Sólo son 10 minutos. Mi destino lo dibujo yo. Tenemos la obligación de ser libres y responsables. No podemos desperdiciar cada amanecer”.

Federico Mayor Zaragoza está plenamente convencido de la capacidad creadora del ser humano. Y nos anima a ser activos y creativos, a expresar nuestro descontento con la situación actual de todas las formas posibles, salvo la violenta, para entre todos y todas lograr un gran clamor popular que nuestra clase política no pueda obviar.

También sabe que una persona, una sólo persona, puede cambiar el destino de muchas. Y por eso nos recordó el caso de Nelson Mandela, que en 6 meses curó las heridas de años entre blancos y negros en Sudáfrica; o Mijaíl Gorbachov, que transformó la Unión Soviética en una confederación de países sin una sola gota de sangre. La suya es, también, una “esperanza en lo inesperado”.

¿Qué pensará de todo ello la alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, asistente al acto? ¿Y qué podemos hacer pooara no perder nuestra energía en autojustificaciones, lamentos y reproches?

Mayor Zaragoza no lo dijo explícitamente, pero a lo largo de su exposición insistió en la importancia de aprender a ser personas, aprender a ser ciudadanos. En la escuela y fuera de ella. Distinguió entre pruebas de capacitación y la educación de manera muy sencilla: “Yo estoy capacitado para hablar inglés, pero puedo ser un gran maleducado”. Y diferenció entre noticias e información, e información y conocimiento. Con permiso del presidente de la Fundación Cultura de Paz, me atrevería a afirmar que el primer paso para ser libre y responsable, para ser un ciudadano digno de ese nombre, es informarse bien de lo que ocurre en el mundo, tanto en nuestro pequeño mundo local como en nuestra aldea global. Porque, antes o después, uno influye en el otro, y viceversa.

No desperdiciar ni un amanecer más…

Si miran las noticias que publica el Ayuntamiento L’Hospitalet en su página web, las noticias de los medios públicos de L’Hospitalet, algunos medios privados que cubren información de L’Hospitalet como El Llobregat o Línia L’H, hacen alguna búsqueda periódica en Google sobre L’Hospitalet y leen páginas webs, blogs y redes sociales donde se expresan diferentes personas y entidades de la ciudad, resulta que esta semana nos ofrece innumerables oportunidades para cruzar la puerta de nuestro ombliguismo inercial. He aquí la hoja de ruta imaginaria, que no exhaustiva, de los vecinos y vecinas de L’Hospitalet que decidieron no desperdiciar ni un amanecer más…

  • El lunes 10 asisto a la conferencia de Federico Mayor Zaragoza y me suscribo a su blog para tener una visión más amplia de lo que ocurre en el mundo.
  • El martes me entero de que la Asociación de Vecinos 5 carrers de Santa Eulàlia celebra asamblea vecinal para hablar del nuevo polideportivo. Me planteo buscar cuál es la asociación o asociaciones de vecinos que hay en mi barrio y hacerme socio. También ir más a los Consells de Districte, para enterarme de lo que pasa a mi alrededor.

 

  • El miércoles leo que la Cruz Roja de L’Hospitalet ha iniciado un campaña para recoger juguetes nuevos para unos 600 niños y niñas de la ciudad hasta el 2 de enero. El partido Ciudadanos también recoge juguetes hasta el 18 de diciembre. Decido comprar alguno y llevarlo.
  • El jueves se han celebrado los 25 años de los Voluntarios de la ciudad. En la televisión de L’Hospitalet dicen que basta con disponer de una hora y media para ayudar a otro. No me lo pienso y llamo a ver qué puedo hacer.
  • El sábado se reúne un grupo de vecinos para limpiar los alrededores de Can Trinxet, en Santa Eulàlia. Peparo el kit de limpieza y voy para allá.
  • El domingo algunas entidades de los barrios del Centre, Sant Josep i Santfeliu organizan actividades para colaborar con La Marató de TV3, que este año dedicará el dinero recaudado a la investigación contra el cáncer. Decido pasarme por La Ramblas, participar en alguna iniciativa y dar algún donativo.

Son sólo algunos botones de muestra. La Navidad ofrece muchas oportunidades si uno quiere abrirse a los demás. Pero la llave sólo la tiene uno mismo, como nos recuerda el programa de actividades del Ayuntamiento de este año.

El programa de actividades de Navidad 2018-2019 incluye numerosas actividades lúdicas y solidarias. / Ajuntament L’H

Es verdad que a veces no se consigue lo que se quiere, pero la lucha merece la pena.

 

Otras veces sí se consiguen victorias, y entonces el esfuerzo merece la alegría.

 

¿Esto es una crónica, en serio?

¿Cuál es tu hoja de ruta para hoy?

Perdona, amanecer, por no haberte recibido como mereces…

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here