El arqueólogo, la hormigonera y el mosaico

0
198
  1. El arqueólogo

En L’Hospitalet se está disputando un pulso. A veces aparente a primera vista, en ocasiones escondido tras una amalgama de (des)informaciones. Una pugna que pasa desapercibida para una parte importante de los vecinos pero que determinará qué ciudad tendremos en un futuro.

Mano contra mano, un brazo de hormigón armado insiste en doblegar a otro de carne y hueso, en un intento de cubrirlo todo con su manto gris. Surgen entonces las reticencias y las resistencias. Colectivos protestan -de manera presencial o virtual- y solo entonces pasan cosas. El brazo de hormigón pierde inclinación en favor del de carne y hueso. Pequeñas victorias aparentes que demuestran lo que se podría llegar a conseguir con más gente en el carro. Y un ejemplo de esto es el anuncio que hizo el Ayuntamiento a principios de semana de que contrataría un arqueólogo para que supervisara las obras del campo de fútbol de la Torrassa y que L’Estrella os adelantó en exclusiva.

Hasta el momento, las obras en la Torrassa no habían contado con la presencia de un profesional de la Arqueología / Defensem el Castell de Bellvís

La presión ejercida por los vecinos, tanto en los Consells de Districte como a través de instancias y de las redes sociales, ha empujado al consistorio a contratar a un arqueólogo que esté al tanto de lo que se haga en un lugar de la ciudad que muchos ven como un espacio sensible de albergar restos arqueológicos de valor. “No queremos que nadie piense que escondemos nada”, se defendió a L’Estrella el regidor del Distrito de Collblanc-Torrassa, Cristian Alcázar. A pesar de ello, Alcázar se mostró más bien escéptico ante la posibilidad de que durante las obras del campo de fútbol -que no olvidemos, también es importante para el deporte de base del barrio, un elemento cohesionador y formador de personas- salga a la luz algo importante. Y para refutar esta opinión, puso de manifiesto la alta ocupación de edificaciones y servicios en esa zona -metro, tren…- y el hecho de que solo se excavará hasta una profundidad de 10 centímetros.

Una noticia que fue bien acogida por las entidades patrimonialistas de la ciudad. En el caso de Perseu en concreto, celebraron la noticia pero recordaron que proteger el patrimonio “se ha de hacer siempre por ley”, y que esto “no puede depender de si le apetece a un concejal o si se hace más o menos presión social”. Y da que pensar, más allá de si se acaba desenterrando una lata de coca cola del 63 o una villa romana. ¿Qué hubiera pasado si no se hubiera dado la matraca a la administración? 

(Poco antes de la publicación de este artículo nos llegan noticias de Defensem El Castell anunciando que las actuaciones previstas para proteger el castillo de Bellvís arrancarán en aproximadamente una semana, máximo dos, según les habrían comentado desde la Regiduría del Distrito).

  1. La hormigonera

La contratación de un arqueólogo, aunque sea para vigilar unas obras donde es posible que no se encuentre nada -espero comerme estas palabras en un futuro-, es un pequeño triunfo ante el avance de las excavadoras y hormigoneras. Pero hay más frentes en la ciudad, como es el caso de los terrenos de la fábrica Cosme Toda de San José. Un conjunto fabril de los muchos que había en este barrio, auténtico arrabal industrial del Centro. Sin ir más lejos, en algún punto del mismo -puesto que aún no está claro del todo- tuvo lugar una fuerte explosión durante la guerra civil, en concreto en noviembre del 38, que iluminó la noche de la ciudad y dejó varios muertos y heridos -algunas crónicas hablan de hasta 400, otras de no más de 5, pero ninguna de ellas esclarece si se trató de un accidente o un sabotaje-.

Imagen virtual del proyecto de viviendas en la Cosme Toda / Stoneweg

Pues bien, aquí está previsto que se levanten varias torres de edificios que albergarán casi un millar de viviendas. Una parte de estos terrenos, en concreto 24.000 metros cuadrados, los ha comprado el grupo Stoneweg, dirigida por Jaume Sabater y Joaquín Castrellví.

El 30% de ese millar de pisos serán protegidos, mientras que las torres contarán con casi 50 metros de altura, un aspecto que preocupa a los vecinos, que consideran que los nuevos edificios taparán la vista del edificio histórico de la Cosme Toda que se conservará, y que quieren que se dedique a usos culturales. Con todo, casi mil viviendas más que harán aumentar la población del barrio y de la ciudad. ¿Estamos preparados para ello?

  1. El mosaico

El hormigón es gris, pero se puede decorar para hacerlo llevable. Esto es lo que ha pasado en Santa Eulalia, cuyas columnas de la salida de metro de la calle Remón y Cajal lucen desde hace unos días decoradas con la técnica del trencadís. La actuación ha ido a cargo de la artista Nevenka Pavic, miembro del colectivo La Glòria -con sede en el Edifici Freixas-, que ha recuperado una técnica artística tradicional del Modernismo catalán y la ha adaptado a la modernidad.

La alcaldesa visitando el mosaico de Pavic / Ajuntament de l’Hospitalet.

Sí, se trata de decorar unas columnas que sostienen las escaleras con las que subimos al puente que nos permite superar las vías de tren para pasar de Santa Eulàlia a la Torrassa. ¿Y no sería mejor soterrar la vía, quitar el puente y unir los barrios? ¿No sería esta una manera más efectiva de regenerar espacios deteriorados? Pues no le digo que no, oiga. Aunque de momento, cualquier idea es buena para hacer digerible tanto cemento.

Congreso sobre el paro en mayores de 45

Esta semana también ha dejado otras noticias importantes, como el congreso de personas en paro mayores de 45 años, organizado por Assat50, celebrado el jueves en el Barradas y que puso de nuevo sobre la mesa esta problemática. De hecho, actualmente en Catalunya el 40% de los parados son mayores de 45 años y más de la mitad de estos llevan más de 1 año sin trabajo. Además, el 60% son mujeres.

El secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, reconoció que el mercado laboral “expulsa a las personas de más edad” y que se está trabajando para buscar soluciones. Personas con experiencia que pueden dar un extra a las empresas. No es baladí el lema del congreso, “el talento se nutre de la experiencia”, en este sentido. El congreso publicará sus actas y conclusiones próximamante, las cuales enviará a las administraciones para que puedan tomar nota.

Preparando la campaña

Y no podíamos acabar este L’Hospitalean2 sin hablar, aunque sea un poquito, de política. Y es que los partidos están ya inmersos en la preparación de los comicios municipales del próximo mayo. A mitades de semana el Centro Cultural Sant Josep acogía la asamblea fundacional de En Comú Podem L’Hospitalet, que sirvió para que el espacio de los ‘comunes’ arrancase motores de cara a las municipales. Se escogió un grupo promotor formado por miembros de las asambleas locales de Iniciativa, Esquerra Unida, Podem e independientes, y se comenzaron los preparativos para celebrar unas primarias que confeccionen la lista electoral ‘común’ para mayo.

Por su parte, ERC presentó a su candidato a la alcaldía en el Casino. Repite como tal Antoni Garcia, que bajo el lema “fem una ciutat republicana” puso de manifiesto que L’Hospitalet necesita un Ayuntamiento de “paredes de cristal”, para fomentar la participación y la transparencia. También hizo un guiño a grandes temas de ciudad como la protección del patrimonio o la promoción un modelo económico que cree ocupación de calidad en la ciudad.

Torrent durante su intervención / Twitter (@DanielGrandeTen)

Garcia estuvo arropado en su presentación nada más y nada menos que por la exsecretaria primera del Parlament y exregidora republicana de la ciudad, Anna Simó, y por el actual presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, que aseguró que las elecciones municipales son “imprescindibles” para alcanzar “la plena república”, una declaración que busca entroncar con el pasado republicano de este país: fueron unas elecciones locales las que dieron paso a la segunda experiencia republicana española.

En paralelo, también ha salido a la luz pública el manifiesto ‘Canvi republicà per l’Hospitalet’, una plataforma encabezada por Simó que da apoyo a la candidatura de ERC y propone un cambio de rumbo para la ciudad en la línea de lo que propugna la formación republicana, a través de un escrito en el que no se nombra ni una sola vez la palabra ‘independencia’ y se reclama un l’Hospitalet más verde, participativo, transparente y social.

Los partidos políticos se mueven y miran sus cartas para abrir juego. En una semana en la que se ha hecho público que un franquista con un arsenal en casa quería atentar contra el presidente del Gobierno, los mensajes que manden los políticos a los ciudadanos se presentan sensibles. Aquí en l’Hospitalet, tras unos meses de pintadas y ataques diversos a sedes de partidos políticos, la tensión parece haber bajado. Hasta el Ayuntamiento ha aprovechado para arreglar su puerta, estropeada por un artefacto incendiario hace un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here