Equilibrar derechos y deberes en democracia

0
88
El primer Consell de la Ciutat del curso político se ha celebrado el martes 16 de octubre / Estrella L'H

Crònica de la setmana del 15 d’octubre a L’Hospitalet de Llobregat

Somos muchos los que estamos tirando adelante esta ciudad. Es hora de que nos pongamos cara. Es hora de buscar un espacio para encontrarnos, llámese congreso, llámese jornada, llámese lo que se llame. Con estas palabras, o muy parecidas, se expresaba este martes Felipe Campos, director general de la Asociación Educativa Ítaca y presidente del Consell de l’Esplai de L’Hospitalet durante la celebración del primer Consell de la Ciutat del nuevo curso.

De este modo, Campos intentaba convencer a  la cincuentena de asistentes al Consell, “el máximo órgano consultivo de participación ciudadana del municipio  (Reglament de participació ciutadana, 2013, art. 42.1), formado teóricamente por un centenar representantes de entidades políticas, sociales, económicas, profesionales y vecinales de la ciudad, de la importancia de celebrar un congreso de entidades el próximo 17 de noviembre, una de las dos propuestas más importantes presentadas por la Mesa sectorial de Derechos de la ciudadanía y Cohesión social.

La otra iniciativa consiste en la redacción de una Carta de Derechos y Deberes de la ciudadanía de L’Hospitalet, un documento donde se recojan, como indica el nombre, los derechos y deberes de los vecinos y vecinas de la ciudad.

Algunos de los presentes, entre ellos el concejal de Ciudadanos, Miguel García, han advertido a los promotores de la dificultad de su formulación y de los posibles problemas de competencia con otros textos legales, entre ellos la Constitución. Estos, por su parte, han alegado que este documento existe en otros muchos municipios y que se trata de llegar a un nivel de concreción que otros textos no poseen. Al final, se ha acordado avanzar en la redacción de un borrador, para presentarlo en el próximo Consell de la Ciutat, previsto antes de que finalice el año.

En el Consell también se han presentado otras propuestas de otras mesas y comisiones, la memoria anual de 2017 y el plan de trabajo de 2018, si bien la participación ha ocupado un lugar fundamental con la presentación de la “agenda participativa” de la ciudad y la presentación de los resultados del “proceso participativo” L’Hospitalet On en los barrios.

En cuanto a la “Agenda participativa 2018”, ahora mismo constan 6 procesos participativos abiertos referentes a los siguientes asuntos:

  1. Definición de usos del futuro parque Granvia-Llobregat (hasta diciembre).
  2. L’Hospitalet On de los barrios (hasta diciembre).
  3. Seguimiento de los presupuestos participativos (hasta diciembre).
  4. Mejora de la avenida Catalunya y del carrer Teide en los bloques de La Florida (hasta noviembre).
  5. Reordenación de la Plaça Lluís Companys en el barrio del Centro (hasta diciembre).
  6. Remodelación de la rambla Just Oliveras en el Centro (hasta diciembre).

El concejal del Área de Hacienda y Servicios Centrales y de gobierno de Participación Ciudadana, Manuel Brinquis, también ha presentado los principales resultados del L’Hospitalet On de los barrios, donde destacan algunos datos como los siguientes:

  • 432 propuestas realizadas por 3.507 usuarios a través de la web.
  • 602 personas que han participado de manera presencial.
  • 154 cuestionarios recibidos.

Brinquis ha asegurado que toda la información se encuentra en la página web de L’Hospitalet On dels barris, si bien esta cronista no ha encontrado la presentación que se realizó ante los miembros del Consell, donde se encuentran los resultados globales y una síntesis que contribuiría a contextualizar mejor los resultados desglosados por distritos y barrios.

 

Derechos sociales básicos con un desalojo como ejemplo

De derechos y deberes de la ciudadanía se ha hablado también en la mesa redonda en la que ha participado la Síndica de Greuges de L’Hospitalet, Merche García, en el marco del III Congreso de Servicios Sociales Básicos que se ha celebrado en la Farga Congress de L’Hospitalet –la Farga de toda la vida, pero con el vocablo anglosajón que parece que otorga estatus por su mero uso-.

Organizado por los colegios profesionales de Trabajo Social, Psicología, Educación social y Pedagogía, durante dos días se ha analizado el presente y el futuro de los servicios sociales que permiten garantizar las necesidades básicas de la ciudadanía, recogidos en normas como la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (2006)  y la Llei de Serveis Socials de Catalunya (2007).

El III Congreso de Servicios Sociales Básicos que se ha celebrado en la Farga Congress de L’Hospitalet / Col·legi Oficial de Treball Social de Catalunya

 

Entre las conclusiones del evento se ha hecho referencia a cómo la crisis ha desbordado a los profesionales, que han tenido que limitarse a “dar respuestas parciales y paliativas”, cuando lo que realmente quieren es atender las necesidades de la ciudadanía “en clave preventiva y empoderadora”. Por ello, han reclamado a las instituciones que “asuman el compromiso y actúen con el coraje necesario para avanzar hacia la transformación del modelo de atención y de las políticas sociales”.  Mientras tanto, los profesionales intentarán seguir compartiendo las experiencias innovadoras y buenas prácticas que permitan poner a “la persona en el centro teniendo en cuenta también su entorno comunitario y sus relaciones sociales”.

“La persona en el centro”. Leyendo esta última frase, me viene a la cabeza el desalojo de los 7 migrantes que vivían, por no decir malvivían, en una exsucursal de Bankia denominada Ateneu La Pua, en la calle Unió de L’Hospitalet.  ¿Dónde habrán dormido? ¿Dónde vivirán a partir de ahora? ¿Ellos no son vecinos de L’Hospitalet?

 

“Si estáis cerca, venid”. Esta frase del último tuit daría para un buen eslogan de una campaña solidaria, si no fuera el grito desesperado de quien no sabe qué más hacer para pedir ayuda o ayudar a otro.

 

Deberes sociales fundamentales en la Semana de la Solidaridad

Este sábado 20, por cierto, ha arrancado la Semana de la Solidaridad 2018, un conjunto de acciones que impulsan la Cruz Roja de L’Hospitalet y el Espai de Ciutadania, un lugar de encuentro de unas 30 entidades de la ciudad con el fin de defender “valores básicos” que corren peligro como el Estado de Bienestar, las libertades civiles, el municipalismo o la identidad propia y diferenciada de la ciudad de L’Hospitalet, según recogen en su página web.

El lema elegido para este año es Volem acollir ara! (¡Queremos acoger ahora!) y, con él, los promotores (nos) vuelven a recordar la importancia de solidarizarnos con las personas que han tenido que salir de su tierra por la fuerza y refugiarse en otra para poder sobrevivir.  Esta cuestión preocupa, y mucho, al Espai de Ciutadania, que en los últimos dos años y medio ha realizado 29 concentraciones en torno a la escultura de l’Acollidora en las Ramblas de Just Oliveras para mostrar su apoyo a las personas refugiadas.

Vale la pena echar un vistazo al programa, que cuenta con ofertas muy variadas y dirigidas a todos los públicos, y que concluirá el lunes día 29 a las 18.45 horas en l’Acollidora con un acto especial plagado de música, poesía y teatro.

Los impulsores recuerdan el artículo 14 de la Declaración de Derechos Humanos: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”. E implícitamente nos recuerdan también que, para que algunos disfruten de un derecho, otros debemos asumir un deber.

Esta crónica termina con un recuerdo especial para Antonio García Romero, un vecino de L’Hospitalet al que no he tenido tiempo de conocer pero que, por lo que dicen de él, se implicó hasta la médula para defender los derechos básicos de los vecinos de L’Hospitalet,  hasta el punto de que fue uno de los fundadores de la asociación de vecinos de La Florida y presidente de la misma entre 1982 y 2013 –ahí es nada, pienso mientras imagino cómo podía compatibilizar trabajo, familia y ocio-. Él es el ejemplo en el que hoy invito al lector o lectora a mirarse. Si quiero un derecho, participo del deber que me corresponde. Hacen falta muchos más Antonios. Descanse en paz y cansémonos en solidaridad.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here