Entre el 1 y el 12 de octubre, educación

1
284
El Ajuntament de L'Hospitalet promueve campañas sobre civismo de manera periódica / Ajuntament L'H

 

Crònica de la setmana de l’1 d’octubre a la ciutat de L’Hospitalet de Llobregat

El 1 de octubre, día en que comienza la crónica de esta semana, nunca volverá a ser un día cualquiera para los catalanes. Tampoco para los vecinos y vecinas de L’Hospitalet, que siempre recordarán el encuentro, por no decir encontronazo, entre quienes querían ejercer su derecho al voto y quienes cumplían la legalidad estatal a las puertas del instituto Can Vilumara.

Precisamente el parque situado enfrente del citado instituto ha sido el principal escenario elegido para conmemorar la efeméride por parte de la Assemblea del Districte 1, un grupo de vecinos y vecinas que integran los CDRs (Comités de Defensa de la República) de los barrios del Centre, Sant Josep, Sanfeliu y Can Serra.

El equipo de la Estrella ha podido saber que tres jóvenes de entre 16 y 19 años aproximadamente se acercaron por la tarde al lugar a gritos de Viva España y Viva Franco. Este hecho generó preocupación y tensión entre los presentes, sobre todo entre los más mayores, que llamaron a la Guardia Urbana. Una patrulla se personó en el lugar, disuadió a los jóvenes de permanecer en el espacio, y estos se marcharon. Al parecer, estos regresaron después, pero volvieron a marcharse de nuevo de manera pacífica. Nada que ver, afortunadamente, con las imágenes del año pasado a las puertas del Vilumara.

 

 

Sin embargo, la preocupación y la tensión continúan latentes, como evidencian los ataques a sedes de partidos políticos de uno y otro espectro ideológico, pintadas contra vecinos favorables a la independencia de Catalunya y, lo que supone un salto cualitativo digno de preocupación, una amenaza de muerte al militante de Poble Lliure y la CUP local, Xavi Berruezo.

 

 

¿Es posible mantener una conversación racional y razonable cuando se cruzan determinadas líneas rojas? Esta cronista cree que sí, pero también sabe lo mucho que cuesta hacer autocrítica y pedir perdón en el ámbito privado, no digamos ya en la esfera pública. Las respuestas de los portavoces de algunos grupos políticos a las preguntas formuladas por los compañeros periodistas de L’HDigital, sobre todo cuando se les interroga por los errores del 1-0, revelan las enormes dificultades existentes para encontrar una solución consensuada.

 

Sumar, restar, multiplicar y dividir: ¿volvemos a la escuela?

El ruido político a veces es tan fuerte, agresivo  y pestilente que corremos el peligro de embotar nuestros sentidos y quedarnos sin energía para afrontar otras situaciones, tan o más importantes que el modelo de estado y de organización política.

El 1 de octubre también se celebraba el Día Internacional de las Personas Mayores, fecha en que la ONU homenajea a los casi 700 millones de mayores de 60 años que existen en el mundo,  1.400 millones para 2030.

En L’Hospitalet contábamos con unas 52.700 personas mayores de 65 años en 2017, el 20,5% de la población según el Banco de datos del Ayuntamiento, institución que por cierto ha homenajeado esta semana a las cuatro mujeres que han cumplido 100 años este 2018, dentro de la Setmana de la Gent Gran de L’Hospitalet.

También se ha acordado de las personas mayores la asociación Sumem durante la presentación de la cuarta edición del calendario del próximo año, con el objetivo de recaudar fondos y concienciar sobre la importancia de garantizar la accesibilidad universal y mejorar la calidad de vida de cualquier persona con diversidad funcional.

 

Presentación del calendario 2019 de Sumem / Estrella L’H

 

“Vivimos en una ciudad construida a toda prisa y ahora hay muchos ancianos atrapados en sus casas”, ha explicado Carmen González, socia de la entidad, quien ha puesto Bellvitge como ejemplo. González considera que el barrio no llega al “estándar mínimo” de accesibilidad  y ha denunciado la falta de voluntad política para cambiar la situación. Más todavía, ha criticado que el Ayuntamiento “ponga palos en las ruedas”, en alusión a las sanciones a las comunidades de vecinos que han intentado hacer obras para mejorar la accesibilidad a los bloques, porque, a cierta edad, “siete escalones acaban con la vida de muchas personas”. Además, ha hecho un llamamiento a las instituciones para habilitar espacios de participación y comunicación para mayores, algo de lo que precisamente ha hablado el Consistorio en el Congreso anual de la Red Europea de Ciudades Saludables, seguramente desde una óptica mucho más positiva.

El presidente de la entidad, Arturo Portela, ha lanzado un mensaje de conciliación y empatía, ya que, antes o después, todos vamos a llegar a la tercera –o cuarta- edad, y vamos a necesitar un entorno amable y acogedor en el que movernos. Portela también se ha mostrado convencido de que cada vez hay más conciencia sobre la importancia de la accesibilidad universal, si bien todavía queda camino por recorrer, como muestra el hecho de que la empresa de bicicletas compartidas haya comenzado a poner bicis en algunos puntos de la ciudad que obstaculizan el paso a las personas que se desplazan en sillas de ruedas.


Al acto han acudido concejales de Ciudadanos, Canviem-LH, PP y ERC, a quienes Portela ha invitado a participar y agradecido sus intervenciones, concluyendo con un mensaje que bien valdría para solucionar el conflicto Catalunya-España: “Todos en algún momento vamos a necesitar ayuda. Y da igual el color político. Es importante que la gente opine y haya debate. Y luego nos tomamos todos un pica pica y ya está. Lo importante es que se ha hablado y que lo dicho no se quede en palabras”.

Ése es el espíritu de los que perdonan y suman, muy parecido al de los agentes cívicos que han estado concienciando durante este verano a los más pequeños sobre la importancia del juego limpio, el civismo y el respeto a través de actividades lúdicas. Cuando la jefa de la Unidad de Convivencia y Civismo, Manuela Martínez, sostiene que lo que intentan es “reeducar o educar a la ciudadanía” (vídeo minuto 1:42), me pregunto si los adultos no tendremos que desaprender ciertas conductas tóxicas para poder aprender a convivir juntos.

 

El dilema: fútbol o patrimonio

De convivencia han hablado precisamente en el Consell del Districte II (Collblanc-La Torrassa) que se ha celebrado este martes 2 de octubre, en referencia a los ruidos e incidentes existentes en la Plaza española del barrio de La Torrassa, sobre todo por la noche, y que se suceden cada verano. El Ayuntamiento ha propuesto ubicar los juegos infantiles en una zona que quede cerrada por la noche, agrupar las terrazas de los bares en el centro de la plaza y crear una zona de descanso. Y desde la Plataforma Plaça Espanyola advierten que lo importante es actuar contra el incivismo y hacer pedagogía, o “la reforma no servirá de nada”, según ha declarado Salvador Fernández, miembro de la plataforma. Ah, la educación…

En el Consell se han dado más detalles sobre la actuación del Ayuntamiento respecto al Castell de Bellvís: se sustituirá el muro que lo rodea por una valla, se limpiará el perímetro, se protegerá el muro original, se sustituirá el tejado y se contratará un arqueólogo. Y los vecinos y vecinas podrán decidir el uso del Castell. ¿Convencidos?

La situación se ha enrarecido todavía más porque ya han comenzado las obras para construir un nuevo campo de fútbol en el barrio de La Torrassa, muy próximo al lugar donde se encuentra el Castell de Bellvís y otros restos del siglo III a.C., y no se tiene constancia de la realización de un estudio arqueológico previo ni de la presencia de un experto.

 


El proyecto para construir el nuevo campo de fútbol cuenta con un presupuesto de 4 millones de euros, según el Ayuntamiento. El Pla Especial de Protección del Patrimoni Arquitectònic de L’Hospitalet (PEPPA) todavía no se ha revisado, a pesar de que el Ayuntamiento se comprometió a ello al aprobar una moción al respecto en el pleno de octubre de 2015, como ha denunciado Esquerra Republicana de Catalunya.

Mucha más prisa se ha dado el Ayuntamiento a la hora de cerrar un local que se estaba habilitando para mostrar y después poner a la venta los denominados “pisos colmena” en la ciudad de L’Hospitalet. La alcaldesa, Núria Marín, ha dejado claro este sábado a través de Twitter que “a  L’Hospitalet no volem pisos rusc. […] Ni especulació ni problemes de convivència”.

Ah, la convivencia… A ver qué pasa el próximo 12 de octubre, Día de la Hispanidad. Por cierto, entre el 1 y el 12 de octubre se ha celebrado el Día Mundial de los Docentes. Todavía seguimos necesitando celebrar la importancia de los educadores y recordar que todos y todas educamos de una y otra manera y que todo el mundo ha de desaprender y aprender cosas nuevas cada día…

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here